Both sides of the coin: the effects of the spread of English as a global language

Zahaira J. Cruz Aponte
Departamento de Estudios Hispánicos
Facultad de Humanidades, UPR-RP

Resumen

La expansión del inglés como lengua mundial presenta beneficios y riesgos. En los contextos donde un grupo de personas no comparten una primera lengua, una lengua internacional, como el inglés, podría hacer posible una comunicación efectiva. Por otra parte, debido a que la lengua inglesa es considerada frecuentemente como lengua mundial, otras lenguas distintas al inglés podrían ser percibidas como innecesarias, lo que a su vez aporta a la pérdida de lenguas, especialmente las minoritarias. El ensayo expone cómo la difusión del inglés ha presentado ventajas y desventajas para nuestra sociedad mundial, promoviendo la interconexión, un gran número de hablantes del inglés y la enseñanza del inglés como segunda lengua. Al mismo tiempo, sostiene que la expansión del inglés como lengua mundial podría contribuir a la muerte de otras lenguas ya que conduce a un menor interés en estas otras.

Palabras claves: lengua mundial, lengua global, idioma internacional, efecto inglés, lenguas minoritarias

 

Abstract

The spread of English as a global language presents benefits and risks. In contexts where a group of people do not share the same first language, a global language, such as English, could make communication possible. On the other hand, because English is frequently considered the world language, other languages that are different than English could be perceived as unnecessary which, in turn, contributes to the loss of languages, especially minority languages. This essay presents how the spread of English has had both benefits and detriments to our global society by promoting interconnectedness, a high number of English speakers, and teaching of English as a second language. At the same time, it argues that the spread of English as a global language could contribute to the death of other languages since it leads to a lower interest in them.

Keywords: world language, global language, international language, English effect, minority languages

 

 

A Puerto Rican whose first language is Spanish is going into the room 301 of a Convention Center. A person from China whose native language is Chinese is arriving from the opposite side of the same building. They will meet. Both the Puerto Rican and the Chinese men are important business persons. What language will they use to communicate between them? They will probably utilize English, an international or global language. According to Ammon (2010) an international language acts as the official language in several territories. English is referred to frequently as the global or world language by researchers and newspapers. One explanation is that the use of English is common in more countries than Spanish. For example, Ammon (2010) notes that although other languages such as Spanish can be treated as a world language, its use is more confined to America, Europe and some areas of Africa. Globalization of language has been defined as the procedure by which some languages extend out and become international languages at the time that languages die due to the absence of speakers (Steger, 2003). This paper will examine some of the effects of the spread of English as a global language in these ways: how it facilitates the sharing of cultural information and connections between countries; the high number of English speakers worldwide; the teaching of English as a second language; and, finally, how its use contributes to the loss of minority languages.

The influence of English as a global language allows us to transmit world knowledge and increase interconnectedness. For instance, English has been used to present international news. One example is Al Jazeera Media Network, which changed its Arabic language to the English language in the global news in 2005 to reach a wider audience (Carpenter, 2017). It shows that English is employed to inform people about relevant events that are happening in more countries. In addition, Crystal (2003) writes about a meeting where a Japanese organization will have dialogue with German and Saudi Arabian people. If all of them would speak in their Japanese, German and Arabic languages respectively, effective communication would be impossible. Hence, English as a global language acts as a link between people who possess common interests, but do not share a common language. The spread of English as a world language creates a higher population of English speakers and promotes the teaching of English.

The English language is supported by many non-native speakers and countries. A higher number of English speakers and people teaching English as a second language represent other effects of the spread of English as a global language. Surprisingly, more people whose native language is other than English are the largest users of English language (Seargeant, 2012). This means that English is spoken more frequently by English non-natives. In addition, according to Seargeant (2012), about two billion people, including the native and non-native speakers, have basic or proficient knowledge of the English language. Even more, English as a foreign language has been implemented in nations like China, Africa, Australia, America and Asia (Ammon, 2010; Shin, 2015). This support in teaching English as a second language is a consequence of its influence and usage as an international language.

On the other hand, a negative effect of the spread of English as a global language could be the death of other languages. In a linguistic context, language death equates to the lack of speakers of a language (Crystal, 2003). Crystal (2003), of the Institute of Linguistics and the author of Dictionary of Languages (1998), remarks that a language dies every two weeks. In other words, valuable traditions, knowledge, and life perspectives are lost biweekly. This may result in a hazardous situation where minority languages can be perceived as "unnecessary" languages in the presence of an international language (Crystal, 2003). This also means that an international language may cause a lower interest in other languages because they might not seem as useful in a number of scenarios. In addition, it is known that since the presence of English as a world language has become increasingly dominant in more scientific contexts, then academic studies written in different languages could be disregarded (Crystal, 2003). This implies that knowledge which is written in languages other than English could be devalued. Loss of languages means misplacing of culture and diversity.

The spread of English as a global language has positive and negative effects. It is beneficial in the way that it allows people who do not share a native language to communicate. Therefore, information that is transmitted in contexts where effective communication would normally be impossible, due to an absence of a world language, is possible thanks to the use of English. Ultimately, this results in increased interconnectedness. Because of the spread of English as an international language, more countries have decided to teach English as a second language. Currently, English is spoken in some capacity by more non-native than native speakers. However, a hazardous consequence of this is that minority languages can seem irrelevant in the presence of English as a global language. In this way, English as an international language could cause languages to die. Dead languages unfortunately result in a loss of knowledge and diversity. To take against some of the negative side effects such as the death of culture through language loss, it is necessary to know both sides of the use of English as a global language.

 

References

Ammon, U. (2010). English and Other International Languages Under the Impact of Globalization. Neuphilologische Mitteilungen, 111 (1), 9-28.

Carpenter, J. C. (2017). Creating English as a Language of Global News Contraflow: Al Jazeera at the Intersection of Language, Globalization and Journalism. Journal of Arab & Muslim Media Research, 10 (1), 65-83.

Crystal, D. (2003). English as a Global Language (2nd ed.). Cambridge: Cambridge University Press.

Seargeant, P. (2012). Exploring World Englishes: Language in a Global Context. Routledge Introductions to Applied Linguistics. Abingdon: Routledge.

Shin, J. K. (2005). How Should Kids Learn English: Through Old MacDonald’s Farm or Ali Baba’s Farm? The Conversation. Retrieved from https://theconversation.com/how-should-kids-learn-english-through-old-macdonalds-farm-or-ali-babas-farm-42736.

Steger, M. B. (2003). Globalization: A Very Short Introduction. Oxford University Press.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

Life on an Island

Andrea Sofía Marcano Medina
Programa de Estudios Interdisciplinarios (Escritura Creativa)
Facultad de Humanidades, UPR-RP

As I was walking on the beach,
Two tourists were enjoying the sun.

 

One was eating a peach,
while the other was chewing gum.

 

The wind was so strong
that my hat flew away.

 

While running, a song was being played.
(A really good one) that made me gay.

 

After finally catching it,
There were three guys in front of me—
one big, one fat, and one fit.

 

They made me lose my eyes
because their teeth were so shiny.

 

Following my smile, I grabbed what was mine.

 

A sea snail so tiny captured my attention,
it made me forget they once made me whine.

 

Strolling back to my things,
a cute babble sound was to my right.

 

(Actually, there were two babies)
A truly beautiful sight they were,
but then tears started,
and their cuteness was no more.

 

Before arriving at my destination, I was glorifying
the beauty of nature while being on the shore.


Strolling back to my seat,
I opened another beer.

 

Being here is a treat,
such a blessing it is
to be born here.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

Embotellado

Gabriela del Mar Rivera Marín
Departamento de Literatura Comparada 
Facultad de Humanidades, UPR-RP

1.

–¡Oye, Héroe!– te gritaron los muchachos del billar, levantando sus voces sobre la música. Alcé los ojos para verte llegar y tu pinta no me sorprendió para nada. Pelú, sin espejuelos, con una camisa de la Upi vieja de cuando eras “revolucionario” y un pantalón corto de baloncesto, sujetado solo por la pipita de cerveza que te has echado en estos meses. Otra vez viniste derechito de tu cama a la barra. No te pusiste ni zapatos. Por la hora que es, pensé que no pasarías por aquí esta noche y, quizás, quería que no vinieses. Sabes que el dinero no me viene mal, pero me dijo un vecino tuyo que has tenido un día muy difícil. A lo mejor deberías visitar a Raquel y pasar un tiempo con tu sobrino. Tu hermana me contó que él te extraña. Además, dicen que los niños traen al mundo mucha energía positiva. Bueno, tú sabrás más de eso que yo.

Tus hombros, caídos en derrota, parecen como si llevaran sobre ellos el peso de una multitud de gente hambrienta. Tus pies, que los arrastras hacia mí como quien ha caminado su peso entero en millas, quieren dejar de caminar. Tu cuerpo te pide cama, pero te exige otra cosa. Te confieso que me siento un poco… incómoda. Culpable, vamos, que no voy a tapar el cielo con la mano. Mi negocio, aunque solo sean cuatro paredes, una vellonera y un techo de zinc, me ha puesto comida en la boca. Así que jamás me escucharás hablar mal de él, pero en dos días se cumplen seis meses. Seis meses de haberte conocido. Seis meses de haberte tenido entre mis brazos. Seis meses de verte todas las noches con una línea de botellas frente a ti y una mirada vacía, como a quien le falta algo que no puede nombrar. Aquí todos somos mayorcitos y no soy la niñera de nadie, pero me preocupo por ti. Solo somos amigos, eso me quedó bien claro. Me dijiste que no había posibilidad de nada más y no te resiento eso, pero me quitas un poco el sueño.

Asentiste con la cabeza en la dirección de los muchachos y trataste de alzar la mano para saludarlos. Te diste cuenta de que te temblaba demasiado, así que la apretaste en un puño y la escondiste en el bolsillo. Les devolviste una sonrisa mediocre, poco practicada, y bajaste la mirada al suelo. Continúas tu camino hacia mí. A ti te conocí los otros días, pero a tu papá, al infame Giuseppe, lo conozco desde que yo estaba en la High. Siempre se pasaba metido en el negocio con su guitarrita, que era lo único que no cambiaba por bebida. Le decía a papi que solo venía al negocio por lealtad de “caballeros”, pero mi padre sabía que era que tu progenitor no tenía ni licencia, ni carro y este era el lugar que más cerca le quedaba a pie. Para ese entonces papi no había enfermado y todavía se hacía cargo del bar. Tu padre era muy famoso en el underground. ¿Sabes? Tenía reputación de pícaro de barrio. Papi decía que era como un mueble más de la barra, medio sucio, usado y con las patas clavadas al piso, esperando a que cayeran en su piel las gotas de cerveza. En él se sentaban todas las señoritas y señoronas que tenían dinero para gastar en vicio. Me imagino que eso no le hizo mucha gracia a Rebeca. Esa madre tuya era de las buenas, pero ese hombre no tenía ni dinero, ni lealtad, ni fe alguna. No te lo voy ni a mencionar. Sé que odias ese tema. Es que… cuando pasaste cerca de esa lámpara y te dio la luz en la cara, me pareció ver una pizca de aquel hombre sembrada en tu frente. ¿Cómo es que no te conocí antes?

Le serví dos frías a otro de los regulares, a Mario, que estaba al fondo de la barra. Tus manos siguen habitando tus bolsillos y las gotas de sudor acarician la línea de tu pelo. Lleno un vaso de cristal con agua fría y lo pongo en el lugar de la barra que más te gusta. Es el único sitio del negocio en el que puedes tener la espalda contra la pared y aun así mantener en tu campo de visión todas las entradas y salidas. Sé que te sientes más seguro de esa forma. Quiero que te sientas más seguro. A veces me sorprendo, porque es que parece que estás 24/7 en estado de alerta, como si esperaras lo peor en todo momento, como si cada decisión fuese cuestión de vida o muerte. Puede que sean gajes del oficio y que ya estés acostumbrado. Si me dejo llevar por las ojeras que tienes desde que te conozco, no creo que ese sea el caso.

Con un suspiro de alivio, dejaste caer tus nalgas en el taburete y me buscaste, por fin, con la mirada. Te sonrío y veo como algo dentro de ti trata de devolver el gesto sin éxito. Miras el vaso de agua y niegas con la cabeza. Vacilo un poco, pero lo retiro. En su lugar, pongo un shot de pitorro añejo para que rompas la noche. Te lo bajas de una. Sin titubeos. Tus dedos parecen tener vida propia. Pones las palmas de tus manos frente a mí, enseñándome lo que te está pasando. Me conmueve que no trates de disimular conmigo. Sacas la cartera. Veo que comienzas a contar los pesos uno a uno, como asegurándote de que tienes suficientes para lo que quieres hacer. Borrar las imágenes marcadas en tu mente cuesta caro, pero tanta voluntad y sacrificio merece recompensa. También puede que yo sea una alcahueta, por eso siento que parte de la culpa está en mis buenas intenciones. Sacas un dólar y una carta sellada, los colocas sobre la barra. El billete, estrujado como está, se ve que ha tenido mejores dueños. La carta, con los bordes amarillos, aún no ha sido leída. Me puedo imaginar quién te la mandó. ¿Todavía te sigue pidiendo dinero? La última vez que supe del asunto, me dijiste que habías dejado de abrirlas, porque todas te pedían lo mismo. Compasión monetaria.

No le pedí detalles a tu vecino cuando pasó por aquí vendiendo chismes por un trago de Don Q, pero sí me dijo que fue un accidente de carro y que te dejó tocado. Sé que eres un profesional y que te gusta ayudar a la gente, por eso estás en lo que estás, pero te recuerdo que no eres de hierro. Tienes que dormir. Tienes que descansar tus ojos de tanto maltrato. Me pides tu segundo trago de la noche. Te lo sirvo. También quieres cambio para un dólar. Te lo doy. Presumo que es para la vellonera. He notado que cuando estás melancólico, te gusta escuchar música de la vieja y hablar de cosas que pasaron mucho antes de que nacieras. Si te digo que era la misma música que escuchaba Giuseppe, no me lo creerías. Te levantas para poner la canción que quieres, dejando la carta en la barra, y regresas, derrumbándote de nuevo en el asiento como quien llega de rodillas a la meta después de un maratón. Suspiras y noto que te tiembla el aliento. Miras tus manos sobre la barra y observas que continúan su baile involuntario, pero se han calmado un poco. El alcohol tiene ese efecto en ti, te controla el cuerpo.

 

2.

¿Dormiste algo? – te pregunto, aunque la respuesta es obvia. Niegas con la cabeza, pero sabes que esta vez espero palabras. –Nada– respondes. –No puedo cerrar los ojos.– y colocando los codos sobre la barra, te pones el rostro en las manos. –¿No quieres sacártelo del sistema? Hablar un poquito haría bien.– te digo.

Si no quieres que sea yo, estoy segura de que cualquier otra persona en el negocio te daría sus orejas para que te desahogues. Te lo he dejado saber un millón de veces y ya me parece que le estoy hablando a un muerto. En estos meses me he dado cuenta de que, cuando se trata de asuntos personales, el gran líder desaparece y en su lugar queda un hombre incapaz de comunicarse. Me pides otro trago. Te lo doy. Esta vez quieres ron del caro. Si no fueras amigo mío, te servía esto toda la noche para que dejases tu salario entero aquí. Pero, como soy tu amiga y sé que tienes que pagar pensión, te ofrezco un sustituto más barato. El ron es el mismo que le vendí a tu hermana cuando se iba a casar con aquel gringo tan “refinado”. Me refiero al de la high society, que la dejó preñada y después le cayó a golpes un día. Menos mal que el bebé salió bien y que ella te tuvo a ti, que la ayudaste a criarlo. Aunque, para ser sincera, no creo que tu hermana necesitase mucha ayuda. Después de todo, acuérdate que Raquel Benoni te terminó de criar y que es una mujer de armas tomar. Tu madre se partía el lomo trabajando todo el día y fue tu hermana la que dijo presente. De nuevo, ¿cómo es que los conocía a todos ellos menos a ti? No me lo explico. Tampoco me explico lo de tu hermana. Juró que no se metería con alguien como Giuseppe. Trató de buscarse a un hombre diametralmente opuesto a tu padre, lo encontró y terminó siendo un abusador que le hizo la vida imposible. Por lo menos, que yo sepa, tu papá nunca le puso la mano encima. A ella, claro está. Por lo que me dijeron, tú desde chiquito ya te ibas creyendo justiciero. Tuviste que aprender a la mala que cuando mamá y papá hablan, los hijos no se meten.

Con los ojos un poco aguados, aunque puede que sea un efecto de la luz, das un último respiro hondo. Te preparas bajándote una cerveza fría y comienzas a contar lo sucedido. Hablas como quien cuenta la trama de una película desinteresadamente. Desconectado. Objetivo. Pero ¿quién puede sufrir objetivamente? Te engañas a ti mismo.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

3.

A las afueras del barrio, un hombre estacionaba su auto frente a una casa de dos pisos. La misma tenía al frente un letrero que leía “Hogar Francisco de Los Cardenales: Centro de cuido para personas de la tercera edad.” Este lugar, inofensivo a la vista, se ha convertido en lo que será, con toda posibilidad, la última morada de una persona muy querida para él. Hace meses que no visitaba a su madre, cosa que se recriminaba a diario. Le resulta difícil desocuparse de todas sus responsabilidades laborales y piensa que el estrés que lo debilita terminaría perjudicando la salud de ella. A su entender, esa mujer ya ha sufrido mucho en su vida y no se merece que él le cause algún inconveniente. Además, él sabe que, con una única mirada en su dirección, su madre podrá notar en sus ojos la gran insatisfacción que siente. Sabe que ella podrá ver en sus manos, que se mueven sin instrucción alguna, el reflejo de otro hombre que la dejó atrás hace mucho tiempo cuando la abandonó a su suerte con dos hijos que mantener. Si algo le puede agradecer él a la enfermedad que ha dejado a su madre sin tantas memorias, es que también ha borrado de su mente el nombre de un marido que la traicionó.

Se queda sentado en el asiento del conductor mirando a los cristales de la casa. Quiere ver si la figura de esa mujer a la que admira, pero a la que no pudo conocer tanto en persona, se asomará por la ventana y le hará algún gesto, alguna señal, cualquier cosa que le indique que no lo resiente. No es fácil para un hijo relegarle a otra persona el cuidado de una madre, pero ya no podía más. La presión de un trabajo de vida y muerte, la decepción de un matrimonio acabado en lágrimas y la pérdida de una hija que no ha visto en cinco años, no lo dejan conseguir el sueño. Ese manojo de emociones hace que despertar por las mañanas le sea una tarea titánica, es sólo su voluntad de no dejarse derrotar del todo lo que anima su cuerpo a levantarse. Colocó su mano izquierda en la perilla de la puerta y cuando se disponía a salir del carro, sonó su celular. Escuchó lo que la voz del otro extremo le decía y respondió con una afirmativa. Cerró la puerta del carro, lo encendió y con una última mirada a la casa, se regresó por donde vino.

Recibió la llamada de emergencia a las 4:27 de la tarde. Se le informó que debía presentarse a la estación, porque se acababa de reportar un accidente de vehículo motorizado y necesitaban su asistencia en las operaciones de rescate. Cuando su unidad llegó a la escena, el bombero al mando les dio un breve informe de la cantidad de vehículos involucrados en el accidente, los elementos de peligro, las víctimas visibles y la condición de ellas según una evaluación preliminar. La primera víctima salió expulsada del vehículo cruzando el parabrisas. Su cuerpo, el de un hombre de edad avanzada, fue encontrado boca abajo en el asfalto con pedazos de vidrio incrustados en la piel. Murió en el impacto. Las otras dos víctimas, una mujer y una niña, permanecían inconscientes dentro del segundo vehículo.

Se despachó un grupo encargado de la protección del lugar del accidente. Ellos tenían la responsabilidad de proteger el área para evitar la alteración de la misma, de asegurarse que no ocurriese un segundo accidente a consecuencia del inicial y delimitar las áreas donde se encontrarían los vehículos de emergencias médicas, los auxiliares y la policía. Se controlaron los elementos de riesgo asegurándose, entre otras cosas, que las baterías estuviesen desconectadas y que no hubiese derrames. El hombre decidido que se encargó de dirigir estos esfuerzos de rescate, no se parecía al que hace poco menos de una hora temía tocar el timbre de un hogar de ancianos. Después de estabilizar el vehículo, se procedió a confirmar el estado de las víctimas atrapadas. El vehículo había quedado boca arriba, lo que les permitió a los bomberos tener acceso a ambas víctimas simultáneamente ya que se encontraban en extremos opuestos del auto. Primero retiraron las puertas para poder auxiliar a las víctimas.

El hombre logró acercar una de sus manos al cuello de la mujer que yacía inconsciente en el área del conductor. El pulso se sentía fuerte en sus dedos. Ella tenía mucha sangre cubriéndole la cara. Fue evidente que el brazo derecho de la mujer se doblaba en un ángulo imposible y que estaba atrapado en el espacio entre el asiento del conductor y el puesto del copiloto. Es como si en sus últimos momentos, ella hubiese querido proteger con su cuerpo a la niña que tenía de pasajera. El hombre miró a sus compañeros y les indicó que comenzaran a traer las herramientas para elevar un poco el vehículo, ya que el peso del auto estaba sobrecargando el techo y podía hacerlo colapsar.

Alzó la vista para ver a Gómez, que estaba evaluando la situación de la otra víctima, una niña que no podía tener más de seis años. Notó el semblante sombrío de impotencia y decepción que llevaba y cerró sus ojos por unos segundos. Aún después de tantos años de servicio, no lograba acostumbrarse a la pérdida de niños. Para él, vivir con eso en su conciencia es lo más difícil. Siempre queda la pregunta de si hubo algo más que pudo haber hecho para ayudar. Él quiere salvar a todo el mundo, ser una persona en la que la gente pueda confiar, pero hay algunas cosas que no pueden evitarse.

Desde que comenzó en su trabajo ha visto a mucha gente morir. Tanta, que no sabría decir un número exacto, ni mencionar todos sus nombres. Nunca olvida la primera vez, en una casa de Valle Arriba que cogió fuego de madrugada y su dueño no reaccionó a tiempo. Estaba tan drogado que le fue imposible mover su cuerpo para llamar al 911. Sin embargo, hay algo mucho más siniestro en la pérdida de un niño. Es una vida que apenas comienza y que está llena de posibilidades. Cuando se acuesta por la noche y trata de caer en los brazos del sueño, las caras de esas personas, cuyos nombres ya no recuerda, lo despiertan con golpes de culpa en la frente. Solo la botella de vodka lo consuela. También es en ese momento cuando ve, entre los fantasmas que lo acosan, la cara de su hija. ¿Estará bien en Chicago?, se pregunta. Su exmujer solía ser muy despistada y Larita era muy sensitiva de bebé. ¿Y si le pasa algo y él no está allí para protegerla? Cuando comienza a seguir esta línea de pensamiento, que es casi una experiencia diaria, sabe que es momento de pasar por el bar.

Después del accidente, cuando se entregó el informe completo de lo sucedido, se indicó la determinación del forense. La niña sufrió de fracturas en las costillas, en la muñeca derecha, la mandíbula y la nariz, laceraciones por todo el cuerpo y un golpe de gran magnitud en la cabeza. Se identificó a la mujer como su madre y se confirmó que conducía bajo los efectos del alcohol. La niña, al no tener puesto el cinturón de seguridad no pudo mantenerse en el asiento y se golpeó contra el techo mientras el auto se volcaba. La madre salió del hospital en tres días. El cuerpo de la niña se quedó en la morgue hasta una semana después, cuando se le dio cristiana sepultura.

En lo que corresponde a la tercera víctima, fue un señor de setenta y cinco años que recién estrenaba su primera licencia de conducir. Cuando falleció, tenía puesto una camisa de vestir blanca y unos pantalones de vestir negros. En lo que quedó de su auto, se encontró una copia de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, varios volúmenes de la revista La Atalaya y una guitarra vieja, pero bien conservada, con las iniciales G.B. talladas en la madera. Es probable que esa guitarra sea más una memoria que un instrumento musical. Las personas de esa edad tienden a perderse en la nostalgia.

Más de ocho horas después del accidente, el bombero se encontró bajando la calle de su casa descalzo. Salió de su hogar con tanta prisa que se le quedaron los espejuelos y los lentes de contacto. Casi no podía ver tres pasos hacia adelante, pero estaba confiado de que podría encontrar el negocio, aunque lo hicieran invisible. Al llegar, puso sus manos en la puerta de madera y se dio paso al interior.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

4.

Terminas de hablar y te quedas en silencio. Confieso que, en este momento, viéndote tan vulnerable, lo más que deseo es consolarte, limpiar de tus dos ojos la pena que los ahoga y ponerla en los míos, aunque me quede ciega. Quiero abrazarte de nuevo y tenerte contra mi pecho. Sí, tengo claro que ese no es mi lugar, que tu corazón todavía duele por una mujer que se cansó de ti. Como sea, puedo sentir en mi interior un orgullo profundo. Sé que poner tantas palabras juntas para hablar de ti mismo no te es nada fácil, pero lo hiciste. Venciste el miedo y abriste la boca para dar el primer paso. He seguido sirviéndote tragos durante el relato, así que tu cuerpo se balancea precariamente en el taburete para mantenerse sentado. Todavía tienes la carta en tus manos. Ahora, además de tener los bordes amarillos, está mucho más maltratada. La has estado doblando y desdoblando durante toda la historia como tratando de canalizar tus nervios en esa acción.

No sé qué decirte para levantarte el ánimo. Nada que pueda aportar a la conversación va a cambiar el hecho de que tu madre seguirá en el centro de cuido y sus recuerdos se harán cada vez más inaccesibles. Tu hermana va a seguir partiéndose el lomo para llegar a fin de mes y resintiendo un futuro que pudo haber tenido. Tu sobrino te seguirá mirando como si fueras Cristo resucitado, esperando demasiado de ti, y tu progenitor te va a seguir extorsionando. Tu exesposa se mantendrá viviendo en Estados Unidos y tu hija no te conocerá como a un padre. No vas a dejar el trabajo, por lo que la muerte que tanto detestas seguirá habitando detrás de tus ojos cerrados. Lo que más amas es lo que más sufrimiento te causa y ni siquiera tienes a la religión para aliviar tus penas, porque estar triste es un pecado. Lo único que te queda es la bebida. Tu única constante soy yo. Tomo tu rostro en mis manos y beso tu frente. Ya no te serviré más alcohol por hoy.

Levanto la mano y le hago señas a Mario para que se acerque. No puedes llegar a tu casa solo. Mario te coge por debajo de los brazos y te saca de la silla. Protestas un poco, pero te dejas llevar. La carta se queda atrás. –¡Oye héroe!– te llamo y apenas puedes voltear la cabeza para verme. –¿Cuánto quería esta vez?– pregunto. Cojo la carta entre mis dedos y te la enseño. Veo como tu rostro se desmorona un poco, pero rápido instalas una sonrisa hueca, poco practicada, y contestas: –No importa. Ya no los necesita.– me sorprendo un poco. ¿Cuándo ese padre tuyo no ha necesitado dinero? Me preparo para abrirla y espero a ver si tienes alguna objeción. Parece que no te molesta si la leo. –¿Sabes dónde está?– te pregunto. –Sí. Me lo encontré esta tarde.– Sales del negocio con la ayuda de Mario y la puerta se cierra detrás ustedes. Mis dedos abren la carta y saco de ella una invitación al Salón del Reino de los Testigos de Jehová.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

A temporary experience

Andrea Sofía Marcano Medina
Programa de Estudios Interdisciplinarios (Escritura Creativa)
Facultad de Humanidades, UPR-RP

The piercing sound of the fire alarm drummed the aisles of the school. White lights flashed on and off, illuminating the questioning faces of everybody. The beat of their footsteps marched through the various designated exits. Disquieted whispers bounced through each group of teenager students. Many were already speculating the possible reasons as to why they were evacuating the building, while teachers hawked around their heads making sure that no one was left behind. Once outside, in the clear afternoon sky, the recounting of the kids began. One by one, every unique name had been called and the ups and downs of hands confirmed that everyone was there. Safe and sound they all appeared to be. Distant sirens of fire trucks, police cars, and emergency vehicles relaxed the adult shoulders, but, once again, they were up after noticing that reporters were also entering the scene. For several days, the incident was broadcasted as the top story, and it got front page in their local newspaper. Everyone wanted to know about the false alarm that happened in the high school; too bad nobody knew why and how it occurred. Except him.

The adult rooster crowed his third song of the day. The rays of the tropical sun surpassed his blackout curtains, waking him up from a deep sleep. He rolled over trying to escape the intense glares, but the first beep of his alarm clock informed him that it was time to get out of bed. In autopilot, he dressed with the worn-out jeans he found on the messy tile floor and a clean emerald t-shirt. His Nike black sneakers steered him into the rich aroma of the homemade coffee and the freshly made pancakes along with the greasy bacon.

“Have you done it yet?” His mom impatiently asked. She was tired of initiating the same conversation.

“Not yet,” he drowsily responded, once his lips touched the hot ceramic mug.

“You know, the deadline is almost over,” she irritably stated, while placing the delicious plate of food to his little sister.

“I don’t know why you haven’t done it.” “I already know where I wanna go,” little Miss Perfect mentioned.

“Because I’m still deciding,” he defensively expressed.

“On what?” His mama irascibly questioned.

“Everything.”

The tall, leafy, green trees rapidly passed, and concrete houses came into view. Each one painted with a beige shade, crimson French tiles fixed on every roof, and different styles of doors secured each front entry. The local postal office, the only supermarket, the outdated public library began to appear next, along with the bank, the Christian church, the antique store, and the diner. The heated sun warmed his right cheek, as he profoundly studied the cloudless sky. The deep voice of his best friend made him turn from the bus window, just when Fred was starting to sit in the empty chair. His friendly hazel eyes contrasted the ginger of his head, and the abundant freckles decorated his long nose and the shallow cheeks that were dusted with barely there facial hair. Fred was the one who argued about the extinction of dinosaurs. He said that aliens came into Earth; and with their big machine guns, destroyed the ancient species. Fred was so set in his theory that their first-grade teacher could not change his mind. Mock laughter erupted after his claim, but his composure never crumbled. From that moment on, he knew that that kid was going to be one of the special people in his life.

“I just sent my last application!” Fred proudly pronounced.

“Although, I must say that having our next four years decided by a chubby old man is just so not cool. I mean, he only ever sees our grades, our GPA, and if we ever bothered to do extracurricular activities,” he began to ramble.

“How the hell will he know about our likes and dislikes, about how a loving son, hard worker, and a nice man I am? About the fact that I’m going to be the first Smith to go to college. I just don’t understand how our lives are being reduced in numbers.

“Isn’t university the universal center of knowledge? Where people with different minds converge and each learn from one another? By saying yes to a few and no to the others, they are deceiving the actual purpose of going to college, and I bet my right leg that they are doing it because they want people who think just like them,” Fred passionately remarked.

“And don’t get me started on the cost of the tuition. They are purposely slavering the students with debts. Some have to work extra hours, so classes can be paid, but not hard enough to receive the money needed to fill their stomachs with food.

“I believe that university should be open to anyone who has the desire to learn. Money should not be an impediment to achieve that, and even less the yes and no of this chubby man who probably paid his way there.”

“Then why did you apply to five universities? If you knew how monopolized, they are?” He interrupted Fred’s argument.

“Because I want to be someone in this world. I want to have a job that pays well. That it can provide me with the stability and the secure lifestyle that I desire. I can’t accomplish all the dreams that I have if I don’t go to college.” Fred frankly stated.

The school bus slowed down and in a matter of seconds, they were parked in the designated stop. Thanks, and Have a nice day were given to the driver. The fresh cut grass, the blooming flowers, and the scent of rain reminded him that spring had begun. The pathway to the main doors of the local high school was adorned by the logo of the school. The rounded image of a big house with a stick figure of a kid waving hello had represented the school for over seventy-one years. The fact that it was actually a house back in the day solidified the meaning of a school being the second home for the younger generation. Inside those cream walls, lasting friendships began to form, heartbreaks, and passion never ceased to occur; the period when innocent minds matures into critical thinkers, the moment when patience is put to test after having to work in group projects, the time when you learned how not to faint or get sick when you are giving an oral presentation, the years when peer pressure dictates the life of those who knows better, and the rise of who I wanted to be when I get older, also occurred there. Some teachers capture the heart and trust of the students. They become the support system most students need. They teach with their heart and soul and enamored the students even in the most boring classes. They inspired the students to the point of some imagining themselves becoming teachers, or others guided into the path they were too afraid to consider. Most of the teachers were the key piece for making the high school an eminent site in their small town. Every year 1,460 students walk the isles of the high school where some teachers had helped change the life of one or of many of these students.

Various chattering sounds were heard once he opened his steel large locker. His combination was a date he would never forget. He and his dad had been camping on the beach. They ate hot dogs for dinner; he drank his first legal beer, then a second and a third. He witnessed the most beautiful sunset he had ever seen; the red orange hues combined with the pink and violet blue made the scenery a magical one. The salty air and the soothing waves gave him the confidence to divulge his deep desires.

“I want to be a sculptor,” blushing after his confession.

He centered his attention on the up and down motion of the waves. The soft but secured tone made him turn toward his father.

“Son, as a man living his last days on this earth, I want you to know that life is a temporary experience. Each day you wake up is a day deducted in the ones that you have left. Therefore, in order to fully appreciate them, you have to do the things that make you blissfully happy. And if that means being a sculptor, then so be it.”

“But I won’t be rich. I won’t have the sport car or the big mansion that I pictured. I won’t be able to compete with my friends, once we’re older, since I won’t have the luxuries we all said we would have.”

“Son, I can’t say that money is unimportant. Yes, it can open a lot of closed doors you thought you would never see. It would make your life ten times easier, since it can prevent obstacles from obstructing your journey. But, at the same time, I want you to always remember that no matter how much dinero you have, it can never buy you the happiness you deserve. Once you’re dead, you leave behind every material thing you acquired throughout the course of your existing life, but the joyful laughter, the gleeful encounters with family or friends, and the serene satisfaction of knowing that you are laboring on something that you love are the things that would accompany the departing soul.”

“Yo, man. Are you ready for the test?” Fred’s pitched voice interrupted the mental image of the last day he bonded with his dad. A week after the camping trip, his dad took his last breath. Eight months had passed, and for him time had stopped.

“Dude! Are you with me?” Fred asked.

“No, sorry man. What did you say?”

“That if you studied for the test?”

“What test?” He said with a surprised tone.

“The comprehension test on The Scarlet Letter.”

“Oh shit! I thought it was due on the 12th.”

“Well, today is the 12th, buddy,” Fred informed him.

He became alarmed after discovering his mistake. He couldn’t afford to get another low grade. His chance of graduating depended on him passing this class.

“Well, hello big brother.” His only sister said, just when she joined them.

“What are you doing here, Sarah? You know freshmen’s lockers are located on the other side of the school.” He annoyingly responded.

“Well, for your information, Mom wanted me to remind you that today she is working a double shift at the hospital. So, you are stuck with me. Thank God Mom left dinner ready, so all you have to do is heat the food. Think you can handle that?”

“Go to hell, Sarah!”

“Aaawww, why are you in a sour mood? Did you wake up on the wrong side of the bed?”

“He forgot that today we have a major exam,” Fred announced.

“Well, you know you can’t flunk again. That would lower your GPA even more,” little-miss-know-it-all expressed.

“Since when did you start caring for the GPA?” Fred asked.

“Since I decided that I want to apply for an Ivy League School. You know that Harvard only accepts like 5% of the 39, 0000 students who try to apply there. In Columbia, you must have an average of at least 4.16, and the fact that I want to become a doctor or a lawyer, I haven’t decided yet.”

“Woman! You are so having a heart attack, and it’s going to be before they give you your diploma,” Fred remarked.

“Fred, shut up. I know what I’m doing. I have it all planned out. I will study, study, and study.”

“So, no social life.”

“Well, for your information, everyone knows that life starts after college,” Sarah said in an obvious tone.

The loud ringing of the school bell concluded their conversation. First period was up, and he and Fred needed to go to Spanish class. The only class he could proudly say that he loved. For him, speaking Spanish was much more than communicating with others. It was culture and traditions all rolled into one. It was dancing salsa or relishing the songs of Fiel a la Vega. Spanish was the ticket to explore all the wonderful countries his father had mentioned. It was everything that he ever desired, and he knew that it was his way of honoring his father and grandparents. Because for him, it represented everything, and he was never going to forget it.

Sixth period had come to an end. He was now passing through the AP classrooms, the bathrooms, a fire alarm, and the main library. He left the textbooks he used in his prior classes in his locker and was on his way to the cafeteria. Once inside, the jumble of teenage voices greeted him. It was the time where you could only see ninth graders eating with twelve graders. Eleventh and tenth graders were the exception since they always preferred to eat within their own circle. He never understood why each student had this inner rule where he or she could solely interact with the ones who were in the same grade as them. It felt like it was their own way to preserve their status. Tenth graders looked down on ninth graders since they already had passed that grade, and so they thought themselves superior. Eleventh graders worshipped the grounds of the twelve graders since they were actually the kings and queens of the school. He bet that eleventh graders had countdowns on how much time they had left to actually rule the school. They had their own hierarchy and he could not remember how it started.

He was holding his lunch plate when he spotted his usual table. Fred and Sarah were already there. He felt bad after the way he treated his little sister earlier. He was angry with himself for forgetting the date of the exam, but he shouldn’t have taken his frustration out on her. He knew that Sarah was still grieving the death of their father. Her obsession with studying was her way of coping with the pain. He understood that since he used his lack of caring attitude to manage his own. He just lost his sense of motivation. Not even sculpting brought a smile to his face. He had promised his father he would never leave it, but he felt that a part of him had died too.

‘“Dude, you are late. Sarah is already helping me study.”

“Ok, when The Scarlet Letter was originally published,” Sarah said after reading Fred’s notes.

“Uhm… 1850,” Fred answered.

“Correct. Ok, next question. The Scarlet Letter is a comedy, suspense, or a romance novel?”

“Obviously, romance.”

“Perfect.”

“Wait, are you telling me that those are actually the questions the teacher expects us to know?” He perplexedly questioned.

“Yeah, dude. She said that the exam was going to consist in three parts and those are true or false, matching, and choosing the right answer.

“And I have this theory that if you choose C in the ones that you don’t know in the part of choosing the right answer, you would have an 85% chance that it would be correct. So, remember, always choose C,” Fred confidently mentioned.

“But what about Dimmesdale’s supposed repentance? The part where Hawthorne is probably stating that males are the true sinners in our society. Dimmesdale purposely lied and publicly shamed Hester Prynne. And worst of all, he did it in front of all his followers. He was praising that sinners would be shamed and banned forever, when in fact he was actually Pearl’s father! He was a liar and a manipulator!” He said with a secure tone.

“Dude! What the hell are you talking about? I don’t have anything remotely similar on what you just babbled,” Fred uttered while he was reading his notes.

“Didn’t you study? Anything?” His little sister concernedly asked.

“Apparently not,” he said rolling his eyes.

The school bell rang once, announcing that lunch had ended and that students needed to go to their last class. Walking to his literature class, he kept thinking about the exam. He knew that he should have paid more attention to that class, but he had read that book. He couldn’t believe that his understanding in the novel was going to be tested in a what-is-going-to-be-best-answer scenario. He also hated filling out those bubbles in the Scantron. He almost received a bad grade when he accidentally skipped a number and unfortunately the subsequent numbers were all wrong. Thank God, the teacher saw the error and decided to correct his actual exam. He was just not a fan of those types of tests. He noticed that memorization was the best friend of a student.

He was half listening to what Fred was saying when he heard someone calling his name. It was his art teacher. He remembered the time when he was heading to his locker, after the classes had ended, and found his art teacher molding what he thought looked like a wolf. The large clay figure was just magical. It was mysterious, commanding, lethal, but beautiful at the same time. He was so in awe at what he was seeing that he did not notice his teacher approaching him. His embarrassment faded quickly when he heard that the teacher was informing him about the new art club he was conducting. He went to the first meeting, and the second, and the third. That was three years ago.

“Hello, Mr. Rivera,” he said.

“Have you put into thought what I told you earlier?”

“A little, but I haven’t actually made a decision,” he expressed.

“Well, you better decide soon. I can’t hold that spot much longer, and I know you are the best candidate for that,” the art teacher proclaimed.

“Ok, ok, I will tell you tomorrow what I decide, promise.”

With a nod of the head the art teacher left, and he and Fred entered the Literature class. By the time they entered the classroom, the tests and Scantron were already placed on each desk and students were seated and waiting for the following instructions.

He sat on his usual desk and Fred sat behind him. He was taking out his pencil and eraser when he heard the teacher say a few words, and then declared that they were ready to begin.

He flipped the exam and he felt a headache rising on the right side of his head. Fred was totally right. Those were the questions the teacher had posted. He couldn’t believe it. He looked around the room and tried to get a feel on the other students. A girl already was passing to the second page. She probably had The Scarlet Letter under her pillow. There was a guy who was having a pantomime session with the guy beside him. They most have practiced before entering the classroom, and they knew what sign belonged to the letter A. Another guy was actually sleeping. He had to look twice to make sure he was not imagining it. He either raced through the test or he just didn’t care. Then, he saw another student who was in fact crying. The face was starting to get red and swollen. He thought that the kid had the look that expressed my-life-is-officially-over. It was in that moment, when he rose from his chair and just left the classroom.

He searched the empty halls and without thinking, he stopped in front of the large enclosed bulletin board. Inside, there were seventy-one photos of all the senior classes that had graduated there. Automatically, he spotted his father. The goofy grin that always decorated his face was there. Even in the rough moments of chemo, his grin never left. From a tender age, his father understood how precious life was, and that living involved also the reality of taking chances. That it did not matter if you fail during the process of it because the important fact was that at least you tried.

With that in mind, he spotted a fire alarm right next to it. Maybe it was an outer experience or a moment of insanity, but he pulled down the handle. White lights began to appear. They were flashing in a rhythmic way. The intense sound of it bounced through each wall of the school. People were starting to leave the building, and he was just observing. Fred appeared out of nowhere and grabbed his emerald t-shirt. He guided him outside and they joined their group. Different sirens were heard, and teachers had already recounted the students. Everyone was taken aback by what just happened, but he was just observing.

“Dude, are you ok?” Fred asked with a bewildered expression.

He only grinned at his question and added a mental note that said yes to Mr. Rivera’s proposal. He was ready to take that chance.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

El salazarismo en el cine: de patios portugueses a la Segunda Guerra Mundial

Hillary M. Muñoz Lago

Departamento de Historia

Facultad de Humanidades, UPR RP


Resumen

El cine portugués se vio influenciado por el régimen dictatorial de António de Oliviera Salazar, bajo el estado novo. Del repertorio de la década de 1940 se identificó y escogió la película “O pátio das cantigas” (1942) como objeto de estudio. Esta servirá para identificar las tendencias ideológicas del salazarismo, cómo este se observaba en la cotidianidad, en las representaciones de la mujer y en Portugal. El propósito de este trabajo es evidenciar la propaganda salazarista dentro de la comedia portuguesa, las razones detrás de sus representaciones y el ideal que el gobierno le estaba vendiendo al mundo y a sus habitantes. Además, se explora las influencias representadas en la película de su contexto histórico particular durante la Segunda Guerra Mundial, sus alianzas y su política de neutralidad.

Palabras claves: salazarismo, estado novo, cine portugués, “O pátio das cantigas”, propaganda salazarista

 

Abstract

Portuguese cinema was influenced by the dictatorial regime of António de Oliviera Salazar under the estado novo. From the repertoire of the 1940s, "O Pátio das Cantigas" (1942) was identified and selected as the object of study. This will serve to identify the ideological tendencies of Salazarism, how in everyday life this was observed and the representations of women and Portugal. The purpose of this paper is to demonstrate Salazar's propaganda within the Portuguese comedy, the reasons behind its representations and the ideal that the government was selling to the world and its inhabitants. In addition, it explores the influences represented in the film of the country’s historical context during the Second World War, its alliances and its policy of neutrality.

Keywords: Salazarism, estado novo, Portuguese films, “O pátio das cantigas”, Salazaristic propaganda


Introducción: Los comienzos del salazarismo y el cine nacional

En 1926, ocurrió un golpe de estado el cual instauró una dictadura militar, culminando de esta forma la época liberal en Portugal. Lo sucedido fue una respuesta directa a las malas administraciones, los períodos de incertidumbre política y la situación económica antes y durante la Primera República. Ante los problemas económicos que enfrentaba Portugal, se convocó a António de Oliveira Salazar, profesor de Economía de la Universidad de Coímbra, para asumir el cargo de ministro de Finanzas. Salazar se destacó como gran administrador. Redujo el déficit económico del país ibérico a través de medidas de austeridad, alto control de las finanzas y del presupuesto del Estado. Desde ese momento, Salazar controlaba de forma indirecta el rumbo del país y aseguró su puesto al volverse un elemento indispensable para el pueblo lusitano.

Al cabo de unos años, en 1933, pasó a ser el Primer Ministro del Estado Novo. La instauración del estado novo fue una respuesta a las crisis que el territorio sufrió debido al gobierno republicano y luego la dictadura militar (Palomanes Martinho, 2007, p. 16). Durante 48 años consecutivos (1933-1974), este régimen se destacó por ser uno autoritario, conservador, de censura, donde se exaltó la cultura portuguesa. Al ser un régimen de derecha, “confiaba mucho más en los instrumentos o instituciones tradicionales, como la iglesia católica y las élites políticas locales y provincianas que en las organizaciones en masa.” (Palomanes Martinho, 2007, p. 23). En este aspecto se distanciaba de otros regímenes fascistas que hasta cierto sentido precisaron de las masas para ascender al poder. No obstante, “[el régimen] no dejó de asegurar sus intereses en cuanto a sus relaciones con la sociedad, así creando un aparato cultural y de socialización en parte inspirado por el fascismo.” (Palomanes Martinho, 2007, p. 23).

El control del estado se fue introduciendo en todos los ámbitos culturales como un frente a las influencias extranjeras y un mecanismo de exaltación hacia la cultura lusitana. Al comienzo de la década de 1930, cuando inicia la política del estado novo con Salazar como Primer Ministro, Portugal era un país con una alta tasa de analfabetismo resultado de su pobre estado económico y administrativo (Liu, 1958, p. 5). Así, el gobierno de Salazar encontró en el cine un mecanismo de propaganda para el régimen instaurado a partir de 1933. Una de las medidas que tomó el gobierno salazarista para tener un mayor control de la cinematografía producida en Portugal fue la creación del puesto de Secretariado de Propaganda Nacional ese mismo año. Según Patricia Vieira, esta oficina era utilizada como “an instrument for the political education of citizens, so that they learned the foundational tenets of his government—distilled in the trilogy «God, Nation, Family»” (Viera, 2015, p. 2).

Por ende, a comienzo de la década de 1930, surgió una compañía cinematográfica, financiada por el estado: la Companhia Portuguesa de Filmes Sonoros Tobis Klangfilm. Su creación fue una respuesta a la Ordenanza No. 22966 la cual establecía que los distribuidores portugueses estaban obligados a adquirir películas sonoras producidas en estudios domésticos (Viera, 2015). Hasta este período histórico, Portugal importaba muchas películas extranjeras las cuales, en su mayoría, eran francesas, inglesas, americanas y alemanas (Costa, 1978, p. 69). A través de la Tobis-Klangfilm, el gobierno denotaba la cantidad de metraje que se podía comprar.

A pesar del interés del gobierno, el cine portugués no fue censurado, pero sí se le otorgaba mayor importancia a aquellos cineastas promovieran la agenda del nuevo régimen. En sí, “the New State regarded cinema as a priority, and its leaders undertook multiple efforts to stimulate, direct, and control movie production in Portugal.” (Viera, 2015, p. 3). Internamente, el arte portugués estaba siendo incentivado por el gobierno. Esta acción de control y acaparamiento de la producción cinematográfica, a la larga, contribuyó al aislamiento que sufrió el cine lusitano, enfocado solo en la agenda del gobierno. Por otro lado, el cine independiente fue ignorado y, en muchos casos, pocos realizadores lograban estrenar algún título, pero no necesariamente obtenían éxito.

Durante la dictadura de Salazar se intentó renacer un orgullo patriótico, hacer de Portugal un país más exaltado y de disfrazar lo que era en realidad. Por esas razones, en la época dictatorial, los tipos de filmes más populares eran: el de propaganda y la comedia a la portuguesa. Esta última se basaba en la comedia y el género musical, enfocándose en la vida cotidiana a través de temas relajados. Al mantenerse dentro de este esquema puramente nacional, el cinema portugués sirvió para mantener a las personas sosegadas ante los conflictos europeos. De igual modo, el cine podría ser utilizado como un agente educador sobre las ideologías salazaristas, el ideal de vida portugués, los valores, el rol de la mujer y la vida cristiana.

Década de 1940: Portugal entre alianzas y cinematografía

En la década de los cuarenta, estando Europa completamente sumergida en la Segunda Guerra Mundial, surgen varias películas entre las comedias y las propagandísticas. En junio de 1940, Francia es invadida por los alemanes, dejando así a la Península Ibérica vulnerable al avance nazi. “Constituía una amenaza palpable para Portugal que las tropas alemanas pasaran los Pirineos para tomar Gibraltar y, posiblemente, las costas atlánticas de Portugal, sin que España se opusiera a ello o con su apoyo como aliado.” (Sacristán Lucas & Gómez de las Heras, 1989, p. 213) Desde 1939, específicamente con el Pacto Antikomintern, España se mostró a favor del Eje mientras que Portugal mantuvo su postura de neutralidad, debido a que su socio económico y comercial más importante era Inglaterra. Se temía que Alemania ocupara Gibraltar y, como consecuencia, Inglaterra invadiera la costa Atlántica portuguesa. Este movimiento bélico representaba un gran peligro para Portugal como imperio porque sus posesiones coloniales podrían caer en manos alemanas o inglesas al terminar el conflicto.

A lo largo de 1941 ocurrieron varias reformas significativas en las alianzas de la Península Ibérica y el mundo. “Los portugueses [...] idearon un reforzamiento de la alianza peninsular. La idea era mantener la neutralidad de España y Portugal frente a las presiones del Eje.” (Sacristán Lucas & Gómez de las Heras, 1989, p. 217). El Eje no se opuso a esta alianza porque podría significar que Franco había ganado la simpatía de Salazar hacia la facción. De igual forma, estos esperaban que los hechos ocurridos en la Península Ibérica ayudaran a alejar a Portugal de su alianza con el Reino Unido. En este panorama de tratados y alianzas es que comienza a desarrollarse la película “O pátio das Cantigas”, dirigida por Francisco Ribeiro, actor y cineasta en el estado novo. Este largometraje, estrenado en 1942, sigue las vidas de unos vecinos quienes se reúnen en el patio interior de los edificios de vivienda a cantar, hablar, cortejar y dialogar. Al lo largo de la cinta se observan las alianzas estratégicas de Portugal, España, Reino Unido y Brasil.

El patio es un reflejo de Portugal: un lugar de encuentro, de regocijo, pleitos y soluciones. Por ello, en el filme se aprecian escenas que refuerzan la política de neutralidad. Por ejemplo, al inicio de la película, encontramos a los vecinos reunidos en el patio. Evaristo aprovecha la oportunidad, pone a tocar una ópera y motiva a los demás a que apreciaran música de verdad. Los vecinos escuchan la canción un segundo, se miran, se reúnen en un círculo y, finalmente, María se aproxima al balcón de Evaristo. Lo confronta diciendo que apague la música del italiano, refiriéndose a la ópera, que, aunque cante muy bien está utilizándolo para humillarlos y a todos los que cantan música popular. Evaristo cede en apagar la música, pero su hija Celeste le reprocha y su respuesta es rotunda: “Hija tú no entiendes cómo funciona la diplomacia.” La defensa de lo nacional frente, no tan solo a lo extranjero, pero a una de las facciones de la Segunda Guerra Mundial demuestra ese espíritu neutral y estratégico de Portugal al mantenerlos al margen, hacer acuerdos y enfocarse en su desarrollo como país.

imagen_1_Salazarismo.jpg
imagen_2_Salazarismo.jpg

Imágenes 1 y 2: Escenas de los vecinos pidiéndole a Evaristo que apague la canción italiana. “O pátio das cantigas” (1942).

 

Otra escena muestra cuando Carlos está cortejando a Celeste: él cantó una canción española con una guitarra. En ese momento, Carlos se encontraba en la casa de Evaristo, el representante de lo extranjero dentro del filme, para seguir conquistando a Celeste. El cortejo que Carlos está realizando es más bien para demostrarle a Amália que ella no es su dueña y él puede enamorar a varias chicas a la vez. Por esta razón, le coquetea a Celeste, pero también a la hermana de Amália. En este sentido, Carlos representa la España franquista, las alianzas entre los dos países ibéricos y los intereses personales. En ese momento dado,

 

Salazar adoptó una política benevolente para Franco. Se negó a creer que las declaraciones de los dirigentes españoles, la prensa elogiosa con el Eje o las continuas facilidades dadas a italianos y alemanes, fuesen a conducir a su vecino necesariamente a la guerra. Su política se basaba en la amistad entre los dos países peninsulares y en la seguridad de que ésta garantizaría la integridad e independencia de la Península (Sacristán Lucas & Gómez de las Heras, 1989, p. 218).

 
imagen_4_Salazarismo.jpg

Imágenes 3 y 4: Escenas de Carlos enamorando a Celestre y Susanna. “O pátio das cantigas” (1942)

 

La inclusión de los lenguajes en “O pátio das cantigas” es notable ya que alude a sus alianzas estratégicas y al momento histórico por el cual está pasando el país. En una de las escenas, cuando Carlos está coqueteando con Susana, Amália, desde su balcón, se despide de él cantando en inglés: “Goodnight, my love. Lo-la-la-love.” Luego, ella sigue tarareando una melodía que va acorde con el ritmo que había tomado al decir la frase, recalcando así que el patio es una metáfora para Portugal. Es interesante el hecho de que, en este patio, se congregan tantas visiones de vida y cómo la población asimila influencias del mundo como el inglés. Amália no produjo una canción más elaborada porque la clase trabajadora que vivía en la ciudad en ese momento no tenía una educación formal, ni mucho menos conocía otro idioma. Por ello, juega con las vocales para continuar diciendo lo que ella sabe pronunciar y cantar. Ella representa ese patio y ese ambiente lisboeta del proletariado.

Además, la alianza de Portugal con Brasil, su antigua colonia, se ve a través del plan de Amália y Carlos para obtener fama en ese país. Carlos se acerca a Amália proponiéndole que huya con él porque su guitarra y la voz de ella les conseguiría la fama y el dinero que se merecían. No obstante, los hermanos de ambos, Susanna y Alfredo, le dicen que no podrán acceder a sus partes de la herencia. Esta necesidad de escapar de Europa y hacer una vida en las Américas es una escena recurrente de la vida diaria en la historia de Portugal y de Europa, en especial, durante la Segunda Guerra Mundial. Luego del rechazo de la herencia, ambos olvidan ese sueño de liberación en Brasil hasta que el abuelo de Amália y Susanna es asaltado. Esa misma noche, llegó Carlos a decirle a Amália “todo ha sido arreglado” y ella entendiendo que se había robado los quinze contos del abuelo, lo denunció a la policía. Carlos fue arrestado y al poco tiempo la policía hizo una redada en el apartamento de los hermanos para encontrar los quinze contos. Por tal razón, se llevaron a Alfredo como sospechoso. Al llegar a la esquina, se encuentran con Carlos y al caricaturesco Evaristo. En ese momento, Evaristo les explica a los policías que él, como comerciante exitoso, le había prestado los quinze contos a Carlos y Celeste y así pudieran emigrar a Brasil. Por tal razón, liberan al sospechoso, pero no le devuelven el dinero a Evaristo, aun cuando este lo pide. Esta escena resulta un retrato cómico de la ineficacia de la policía, la corrupción y la burocracia en un país cuyas preocupaciones es mantenerse al margen del conflicto bélico europeo. Lo interesante, volviendo a que el patio es un reflejo de Portugal, es que todas estas escenas ocurren en el patio interior de los edificios de vivienda, haciendo del mismo una especie de palco convergente.

La otra persona que trae esa relación de Portugal y Brasil a la mesa es María da Graça, la hija de doña Rosa. Ella es una cantante radicada en Río de Janeiro, donde ha alcanzado gran fama. Su acento brasileño, aunque es portuguesa, alude a esa relación entre la antigua colonia y su metrópolis. Además, ella representa ese sueño de dinero, éxito y comodidad económica que los portugueses no tienen. No obstante, al igual que Amália y Carlos, ella se queda en Portugal en lugar de volver a Brasil, debido a que se casará con Rufus. Dejó todo lo que había construido en Brasil por quedarse a atender la lechería de su futuro marido. Las dos escenas y casos no son tan solo de conexión antigua colonia-metrópoli sino también de exhortación a los telespectadores a trabajar duro y obtener lo necesario para vivir, en lugar de alcanzar el dinero en abundancia y la fama.

Así, observamos contantemente cómo el patio de los cantíos es Portugal: un país pequeño con grandes y pequeñas desgracias; grandes y pequeñas alegrías (Vasconcelos, 2011). Todo se resuelve de una forma u otra siendo la ideología salazarista quien domina la temática de este filme. Es abiertamente propagandista y el tema de la Segunda Guerra Mundial se presenta a través de la fiesta de San Antonio. En ella los participantes utilizaron petardos aludiendo a las bombas, los corchos de las botellas de champán representaban las balas, la lámpara de papel eran los aviones kamikaze, una serie de hombres, con platos de metal en la cabeza como cascos, simulan soldados sentados en una trinchera, protegiéndose de los proyectiles. Además, Rufus se pone un pañuelo en la cabeza, se hace una cruz y comienza a sanar a los heridos del conflicto en el patio. Mientras transcurre esta escena, Narciso (el borracho del pueblo) y el padre de Rufus, rescatan a los niños del enfrentamiento y los llevan a una casa o almacén de madera. Los niños fueron subiendo a la misma como si fuera un barco. Narciso alienta a los niños diciendo “aquí no les pasará nada malo”. En el “barco” aparece escrito bien grande el nombre del dictador portugués: Salazar. En este sentido, se muestra a Portugal como un refugio para todos los inocentes de Europa. De esta forma proyectaban el territorio lusitano como un paraíso entre guerras.

imagen_5_Salazarismo.jpg
imagen_6_Salazarismo.jpg
imagen_7_Salazarismo.jpg
imagen_8_Salazarismo.jpg

Imágenes 5-8: Escenas de la celebración de la Fiesta de San Antonio y representaciones de la Segunda Guerra Mundial. “O pátio das cantigas” (1942).

La mujer portuguesa en el régimen salazarista y en O pátio das cantigas:

Históricamente, Portugal y la Iglesia Católica Apostólica Romana se han visto grandemente vinculados haciendo así del territorio lusitano uno cuya mayoría, hasta hoy día, es católica. Por dicha razón, muchas políticas del régimen salazarista tomaron en cuenta ciertas nociones que la Iglesia Católica comunicaba a través de encíclicas. Este tipo de cartas le han servido a un sinnúmero de Papas para expresar cómo se comporta el buen cristiano y cómo responder ante las situaciones mundiales. Uno de los temas discutidos por los Papas se relaciona con el comportamiento de toda buena mujer cristiana y cuál es su rol dentro de la sociedad. Entre ellos, estuvo el Papa León XIII y el Papa Pío XI. En particular, para propósitos de esta investigación, cabe recalcar la encíclica Quadragesimo Anno, promulgada por el Papa Pío XI en 1931. La misma retoma los derechos de los obreros, la familia y el trabajo de la mujer. En ella el sumo pontífice expone lo siguiente:

 

Es justo, desde luego, que el resto de la familia contribuya también al sostenimiento común de todos […] pero no es justo abusar de la edad infantil y de la debilidad de la mujer.

Las madres de familia trabajarán principalísimamente en casa o en sus inmediaciones, sin desatender los quehaceres domésticos. Constituye un horrendo abuso, y debe ser eliminado con todo empeño, que las madres de familia, a causa de la cortedad del sueldo del padre, se vean en la precisión de buscar un trabajo remunerado fuera del hogar, teniendo que abandonar sus peculiares deberes y, sobre todo, la educación de los hijos.

 

Cabe mencionar que esta carta es predecesora de la Constitución portuguesa de 1933, la cual legitima el estado novo en la figura política de Salazar. En ella se reiteran y modifican algunos artículos de la pasada constitución, bajo la Primera República. Entre ellos se encuentra el artículo número 5:

 

El Estado portugués es una República unitaria y corporativa, basada en la igualdad de los ciudadanos ante la ley sobre el libre acceso de todas clases los beneficios de la civilización y la interferencia de todos los elementos estructurales de la nación en la vida administrativa y la formación de las leyes.

La igualdad ante la ley implica el derecho de ser designado a cargos públicos, conforme a la capacidad o servicios prestados, y la negación de cualquier privilegio de nacimiento, nobleza, título nobiliárquico, sexo o condición social, salvo, en cuanto a la mujer, tomando en cuenta las diferencias resultantes de su naturaleza y del bien de la familia...

 

 El vínculo entre la Iglesia Católica y los gobernantes portugueses ayudó a consolidar el concepto del núcleo familiar y de la mujer. En la película “O pátio das cantigas” se demuestra ese ideal de la mujer como obrera débil que debe realizar trabajos arraigados a su género. Se les observa como cantantes de fado (en su mayoría) y a doña Rosa como vendedora de flores. No se acentúa el trabajo de las mujeres jóvenes ni el de muchas de las féminas mayores, solo el de doña Rosa y se debe más a que, cuando su hija María da Graça llega de Brasil, hay que buscarla en la plaza del mercado. No obstante, vemos a las jóvenes haciendo desde las faenas del día a día, tales como planchar la ropa y cocinar, hasta cantar fado. La ausencia de escenas de mujeres en el sector laboral, en específico las jóvenes, da a entender que la mujer se fue introduciendo en este campo poco a poco. La respuesta a esta inserción de parte del gobierno y el cineasta Francisco Ribeiro fue el hincapié en las faenas cotidianas y del hogar proyectando así una mujer que, aunque trabaja todos los días, llega a la casa a retomar sus tareas domésticas.

De esta manera, el cine ayudó a definir y reproducir un ideal de la mujer en el territorio lusitano. Ellas debían ser leales, sumisas, realizar oficios que tuvieran que ver con su género y ser serviciales para sus maridos o los hombres de la familia. De igual forma, la gran mayoría de las mujeres que se presentan son ingenuas y desconocen ciertos aspectos del amor y las relaciones amorosas. Por tal razón, la mujer se mantiene en una sola relación aun cuando el hombre coqueteara o le engañara con otras mujeres. Los engaños son claves para los finales felices de cada una de las protagonistas y para el planteamiento de este tipo de modelo para ambos. En el caso de los hombres les dice qué tipo de engaños están bien y hasta dónde llegar para obtener a la chica que ellos quieren. A las mujeres les da el modus operandi para perdonar cualquier tipo de engaño, indiscreción o canallada y así obtener el marido que quieren o la vida que ellas quieren junto a ellos.

Como demuestra este filme, el estado novo definió el rol de la mujer, y con ésta aseguró el futuro del país a través del núcleo familiar. Como bien indica Ana Paula Ferreira, “the reproduction of the image of an institutional ‘nationalist order’ is centered on the model of the family, the ‘Portuguese home’.” (Ferreira, 1996, pp 135). Así, con su política del hogar, Salazar proponía el inicio del nacionalismo, al mismo tiempo que afianzaba su gobierno autoritario. De igual forma,

 

women are assigned a far-reaching educational but, above all, economic mission. Bound exclusively to the role and consequent duties of the savvy mother-housewife, they are ultimately held responsible for the economic welfare of the entire Portuguese nation-family; and also, for the behavior, if not the very thoughts and desires, deemed appropriate for its members. (Ferreira, 1996, p. 135).

 

Comentarios finales

En el largometraje “O pátio das cantigas” se observa una defensa de los elementos nacionales. Uno de los más predominantes fue la cuestión del vino y su producción. En un momento dado Narciso (el borracho del patio) dice “Beber vino es darle de comer a un millón de portugueses.” Esto alude a que el consumo del vino nacional era una muestra de solidaridad económica, en momentos de crisis. Asimismo, alude a la producción del vino para venderle a cualquier bando ya que Francia, conocida como gran exportadora de vinos, había sido ocupada y España estaba en vías de reconstruir el país después de una guerra civil. Igualmente, el vino portugués tenía una dualidad económica para el territorio. No es de extrañar que este tipo de idea se relacione directamente con Salazar y sus políticas para el mejoramiento económico del pequeño país ibérico.

Asimismo, el filme destaca una nación portuguesa fuerte, unida y poderosa. Las representaciones van desde la música –sea esta popular o el fado– hasta lo comestible como el vino. El salazarismo le hacía frente a lo moderno debido a la exposición que podrían tener los conflictos bélicos del continente dentro de un territorio donde se quería mantener el orden y la paz. De igual forma, lo moderno expondría el atraso tecnológico en que se encontraba Portugal y su estado de pobreza, poniendo en riesgo la visión de este lugar como un paraíso para los inocentes. De ahí esa transformación paulatina hacia lo urbano y lo moderno mientras se mantenían nociones conservadoras de comportamiento social. La sociedad misma se regía a través de normas conservadoras católicas y las mismas se transmitían en el cine para seguir demostrando un patrón de comportamiento. Por ejemplo, en “O pátio das cantigas”, se observa la insinuación a un beso para exponer el comportamiento adecuado de los jóvenes. En la escena, al llegar a la tercera pareja, la joven le da una bofetada en el rostro y con esta acción concluye el filme.

Durante la década de 1940 el cine portugués se caracterizó por una fórmula perfecta entre la comedia, lo cotidiano y el romance. En “O pátio das cantigas” se pueden observar estas características, algunas resaltando el elemento del engaño, los enredos y hasta el fado para apelar a su audiencia. Por ello el cine tenía en mente alcanzar un público analfabeta y extremadamente católicas haciendo así que las fiestas a los santos y la moral fuera por encima de todo. Como comenta Patricia, para Salazar, “propaganda was, above all, meant to convey information and to disclose the truth. [...] [The] works of propaganda should present an ideal version of reality, and that society should progressively seek to approximate this ideal.” (Viera, 2015, p. 13).

Este tipo de cine logró proyectar una sociedad portuguesa ideal, una cotidianidad irreal y escapista. Portugal no fue el único país, ni será el último, en tomar este tipo de decisiones culturales haciendo de la cinematografía una herramienta de manipulación social y política.

 

Referencias

Costa, H.A. (1978). Breve História do cinema português (1896-1962). 1 ed. Lisboa: Instituto de Cultura Portuguesa.

Ferreira, A.P. (1996). Home Bound: The Construct of Femininity in the Estado Novo. Portuguese Studies, 12, 133-44. Consultado en http://www.jstor.org/stable/41105752.

Liu, B.A. (1958). ¿Hay ahora más analfabetos en el mundo? El Correo de la UNESCO, II (3), 4-8. Consultado en http://unesdoc.unesco.org/images/0007/000781/078161so.pdf.

Palomanes Martinho, F.C. (2007). O Pensamento Autoritário no Estado Novo português: algumas interpretações (Authoritarian thought in the Portuguese Estado Novo: Some Interpretations.) Locus: Revista de História, Juíz de Fora, 13 (2), 9-30. Consultado em https://www.scribd.com/document/276702338/.

Ribeiro, F. (1942). O pátio das cantigas. Película. Portugal: Produções António Lopes Ribeiro. Consultado en https://www.youtube.com/watch?v=KqzCaY7yGeQ.

Sacristán Lucas, E. & Gómez de las Heras, M. (1989). España y Portugal durante la segunda guerra mundial. Espacio, Tiempo y Forma, Serie V, Historia Contemporánea, 2, 209-225. Consultado en http://revistas.uned.es/index.php/ETFV/article/view/2671.

Vasconcelos, P.A. (2011). “Sonhar era fácil”. Documental. Portugal: RTP2 (Rádio e Televisão de Portugal). Consultado en https://www.rtp.pt/programa/episodios/tv/p28087.

Viera, P. (2015). Portuguese Film, 1930-1960. The Staging of the New Regime State. Bloomsbury Academy: United States.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

Recuperando la historia eliminada del arrabal La Playa de Arecibo

Karen Noemí Herrera Valencia
Departamento de Sociología y Antropología (Antropología)
Facultad de Ciencias Sociales, UPR RP

Resumen

Este trabajo analiza el arrabal La Playa que existió en el municipio de Arecibo, específicamente la Calle La Trocha, el cual fue uno de los arrabales más grandes de Puerto Rico. Dicho arrabal existió desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, cuando fue erradicado por el gobierno municipal. El objetivo de este trabajo es trazar cómo ha cambiado el espacio donde se encontraba el arrabal a través de la consulta de fuentes históricas y arqueológicas.

Palabras claves: Arecibo, arrabal, censo poblacional, periferia

  

Abstract

This paper analyzes “La Playa” slum that existed in the municipality of Arecibo, specifically the “La Trocha Street”, which was one of the biggest slums in Puerto Rico. Said slum existed from the late 19th Century until Mid-20th Century, when it was eradicated by the municipal government. The objective of this research is to trace spatial changes in the area where the slum was located using historical and archaeological sources.

Keywords: Arecibo, slums, population census, periphery

 

Introducción

Este trabajo presenta un estudio sobre el área del arrabal llamada “La Playa” que existió en el casco urbano del pueblo de Arecibo. Es menester estudiar este espacio ya que, a diferencia de las múltiples investigaciones realizadas sobre los arrabales de San Juan (Ramírez, 1977; Safa, 1980; Stevens, 1985), este no ha sido estudiado ampliamente. El uso de fuentes variadas, como datos históricos, arqueológicos y censales, proveerá un mayor entendimiento sobre el área. Esta investigación formó parte de un proyecto completado para el curso Tópicos en Arqueología: Arqueología Urbana.


Revisión de literatura

El pueblo de Arecibo está localizado en la costa norte de la isla de Puerto Rico; colindando hacia el norte con el Océano Atlántico, hacia el oeste con el municipio de Hatillo, hacia el este con Barceloneta y Florida y hacia el sur con Utuado (Cruz Ramírez, 1986, p. 7) Arecibo es uno de los pueblos de mayor antigüedad, junto a San Juan y San Germán y se destaca por ser uno de los pueblos de mayor ocupación continua ya que se conoce que, en la desembocadura del Río Grande de Arecibo, habitaron poblaciones indígenas, y cerca de esa área se localiza en la actualidad el casco urbano. Por estas razones Arecibo cuenta con un gran valor cultural, tanto del periodo precolombino como del histórico.

Los historiadores consideran el 13 de marzo de 1515 como fecha fundacional de la villa de Arecibo. Esta fecha se sostiene sobre la encomienda de 200 indígenas al mando del Cacique Aracibo a Lope de Conchillos, secretario del Consejo de Indias (Coll y Toste, 1891, p. 2). Asimismo, el topónimo de Arecibo se vincula con el nombre de este cacique.

Se establece que “arrabal” fue el término que se designó en Puerto Rico para referirse a los asentamientos no regulados (Ramírez, 1977, p. 13). A su vez el uso de esta palabra en el país tenía la connotación de “zona urbana en deterioro” (Stevens, 1885, p. 157). Los arrabales se caracterizaron por estar ubicados en tierras públicas, las cuales fueron apropiadas por personas de bajos ingresos (Stevens, 1985, p. 158). Otras características de los arrabales son el hacinamiento, problemas de higiene y falta de servicios públicos, como agua potable y luz eléctrica (Ramírez, 1977, p. 10). Los arrabales aumentaron dado a las distintas migraciones que ocurrieron en el siglo XX de personas de zonas rurales hacia las áreas urbanas (Safa, 1980, p. 29).

Según José Limón de Arce en su libro sobre la historia de Arecibo, la Barriada de Santo Domingo, en la costa norte del pueblo de Arecibo, comenzó a ser habitada luego del huracán San Ciriaco de 1899, cuando personas de escasos recursos que perdieron sus casas, tras el paso de dicho huracán, comenzaron a construir sus viviendas en la costa a partir de “cajas de mercancías, techadas de yaguas y alguna que otra de hierro acanalado o zinc” (Limón de Arce, 1938, p. 105). Un relato sobre este evento atmosférico presenta cómo las familias que vivían cerca del Río Grande de Arecibo perdieron sus casas dado a la crecida del río (Coll y Toste, 1923, p. 257). Antes de este periodo, el área, dice el autor, era una de cocoteros y se extendía hasta el sector Los Coléricos que ubicaba al oeste del casco urbano del pueblo de Arecibo. En esta barriada se encontraban “amontonadas las viviendas de los más pobres”. En la Barriada de Santo Domingo, relata Limón de Arce, ocurrió un incendio el 16 de julio de 1919. En su descripción del incendio provee detalles sobre el arrabal y quiénes vivieron en él.

 

…en su totalidad las casas de esa barriada eran de gente pobrísima y construidas con maderas de cajones usados en el embalaje de mercancías, techadas de yaguas o tejamanil muchísimas de ellas, el número de las destruidas por las llamas alcanzó a la enorme cifra de seiscientas. La falta de orden en la erección y alineamiento de las viviendas, encimadas las unas sobre las otras o separadas por estrechos callejones de dos pies escasos de anchura… (Limón de Arce, 1938, pp. 194-195).

 

En 1848, el sector de La Playa se describe de la siguiente manera: “Es menester decir que, entonces, la casi totalidad de la zona norte de la Villa estaba sin poblar, constituyendo lo que aún se sigue llamando ‘La Playa’ en forma de duna.” (Limón de Arce, 1938, p. 219). Según esta cita entonces se puede inferir que todavía para este periodo no existía el arrabal de La Playa pero que ya había algunas casas en la región costera. En 1858 Limón de Arce reporta que ocurrió una marejada que destruyó las residencias de los residentes pobres (Limón de Arce, 1938, p.219). Para 1914 ocurrió otra marejada que destruyó cerca de 40 casas de familias pobres en Santo Domingo (Limón de Arce, 1938, p. 220). Para el periodo de 1919 vemos identificado en un plano el área de estudio con su nombre, que es la Calle de La Trocha (Véase Figura 1). La misma se dice era un “callejón con viviendas identificado con la prostitución pues algunas residentes la practicaban” (Vélez, 1991, p. 26).

 
 Figura 1:   Acercamiento plano de Arecibo, 1919. (Archivo Digital Nacional de Puerto Rico).

Figura 1: Acercamiento plano de Arecibo, 1919. (Archivo Digital Nacional de Puerto Rico).

 

Según Daisy Medina Román, el Arrabal La Playa se dividía en varios sectores, entre ellos, Jareales, Palmarito, Punta Borinquen, Santo Domingo, Arizona, los Coléricos y La Trocha. Menciona a su vez que el arrabal fue eliminado entre los años 1955 y 1956, y que el mismo fue el segundo arrabal más grande de Puerto Rico, luego de El Fanguito. (Medina Román, 2014, p. 93). A través de una fotografía aérea de Arecibo, tomada en 1930, es posible observar las casas del arrabal y el hacinamiento en el cual se encontraban (Véase Figura 2).

 
 Figura 2: Detalle de “Arecibo”. (Porto Rico 1930 Aerial Image Database).

Figura 2: Detalle de “Arecibo”. (Porto Rico 1930 Aerial Image Database).

 

Wilfrido Soto de Arce describe, de primera mano y detalladamente, el área del arrabal para la década de 1950, cuando ocurrió un incendio en los sectores de Santo Domingo y Arizona.

 

… a todo lo largo del litoral marítimo terrestre, un mar repleto de viviendas paupérrimas construidas de deshechos de: madera, cartón, latas de galletas, y planchas viejas y mohosas de zinc corrugado. Este collar de casuchas comenzaba en el Fuerte [en la desembocadura del Río Grande de Arecibo, al este del casco urbano] y se extendía hasta la Puerto Rico Distilling [al oeste del casco urbano]. Todas ellas enclavadas en los Barrios de: Jareales, Palmarito, La Trocha, Punta Borinquen, Santo Domingo, Arizona y los Coléricos. Las casitas estaban ubicadas muy próximas unas a las otras, había un alto grado de hacinamiento, en espacios habitables muy pequeños. […] La mayoría del vecindario carecía de los servicios esenciales de: agua, luz y baños sanitarios, etc. También existía ausencia de los servicios básicos del recogido de desperdicios sólidos, por tal razón era uso y costumbre lanzar la basura al mar, la que con su fuerte oleaje devolvía la misma a la orilla, exponiendo a sus residentes, especialmente a los niños a las enfermedades contagiosas de la época. (Soto de Arce, 2005, pp. 23-24).

 

Vemos que el autor menciona como parte del arrabal el área de estudio de este proyecto, la Calle La Trocha, y describe de manera similar lo ya documentado previamente por Limón de Arce. Soto de Arce vivió en la Calle Santa María, ubicada detrás de la Logia Tanamá y, a pesar de que esta calle poseía servicios de luz eléctrica y agua potable, la misma fue eliminada junto al resto del arrabal. Los residentes de la calle no sabían las razones por la eliminación de su comunidad, cuando conocían que otros sectores estaban en condiciones más precarias por su cercanía al mar. El autor presenta cómo este suceso de la eliminación de su comunidad afectó la psiquis de los residentes, llevándolos a una tremenda tristeza (Soto de Arce, 2007). Esta ruptura con el sentido de comunidad que existía con el espacio y entre los residentes que surge con la eliminación sistemática de la calle puede ser extrapolado al área de estudio, la Calle La Trocha.

Otra fuente de información es el periódico El Mundo, donde desde 1949 hasta 1966 se publicaron artículos relacionados al arrabal de Arecibo y los eventos que ocurrieron en el área hasta la eliminación de este. En 1949 ocurrió una marejada que destruyó 200 casas en los sectores de Jareales, Coléricos, Santo Domingo y Punta Borinquen (Rivera, 1949). Se argumenta en dicho artículo que en el espacio había un “problema de arrabal”. También señala como “casi toda la playa de Arecibo está ocupada por arrabales”. Esto ya presenta un cambio a cómo estaba el espacio en 1846, periodo donde se dice no había muchas casas en la costa (Limón de Arce, 1938, p. 219). Es a partir de esta marejada de 1949 cuando el alcalde de Arecibo, Darío Goitía, se propone tomar medidas para eliminar el arrabal ya que, a pesar de los peligros, había un ciclo en el cual las personas volvían a construir sus casas en el área de la Playa, una vez se alejaba el mar luego de los periodos de fuerte oleaje (Rivera, 1949). En 1952 se tiene noticia de que la Autoridad sobre Hogares de Puerto Rico sometería un plan para eliminar zonas de arrabal, entre las que se encontraba “La Playa” de Arecibo (Rivera 1952). El mismo estaría apoyado por el Título 1 de la Ley de 1949 el cual facilitaba el acceso a fondos federales para la eliminación de arrabales o un “área decadente”.

En 1952 el periódico El Mundo publica un artículo donde menciona que se realizaron unas vistas públicas para orientar a los residentes del arrabal sobre el proyecto de eliminación (Mattei, 1952). En éste se provee información también sobre la cantidad de familias del sector La Playa: 930 familias, de las cuales 680 eran elegibles para el caserío El Cotto y se les compensaría por la propiedad y el traslado. De este grupo, 128 familias eran de ingresos tan bajos que no cualificaban para el caserío y 122 familias tenían ingresos más altos; lo que los hacía inelegibles al programa. Adicional, se reportaron 106 personas que vivían sin familias (Mattei, 1952). Luego de eliminar las casas del arrabal, el plan era lotificar solares de 300 metros y venderlos, además de construir un boulevard a la orilla del mar y caseríos o viviendas tipo “duplex”. Este fenómeno de relocalizar familias de arrabales a caseríos se observó en otros arrabales que fueron eliminados a través del país (Quintero Rivera, 1990, p. 71). En esta vista pública, la señora Gregoria Lugo expresó su oposición a la eliminación del arrabal a través de su abogado Reyes Delgado porque entendía que este proyecto “discriminaría contra los residentes si una vez desalojados de sus propiedades éstas se lotifican y se venden a personas de recursos superiores a los que actualmente residen en La Playa” (Mattei, 1952). Otra razón por la que se oponía la señora Lugo era que, si se trasladaban a El Cotto los problemas económicos de los residentes se agravarían debido a la distancia de este lugar del centro económico del casco urbano. Mediante las expresiones de la señora Lugo vemos cómo existió una oposición a la eliminación del arrabal por parte de los residentes, pero el municipio continuó con este proyecto.

El 23 de febrero de 1955, se publica otro reportaje estableciendo que se eliminaría el arrabal (Rosa Guzmán, 1955). En el mismo se provee información más específica del arrabal: había en el mismo 5,000 viviendas, vivían en él 25,700 personas y cubría un espacio de 143 acres. Como ya había desaparecido el sector de Jareales y comenzado la eliminación de La Playa, solo quedaban en el arrabal 3,341 viviendas; 16,700 personas y cubrían 58 acres de terreno. En la actualidad, ese espacio es ocupado por la Avenida Víctor Rojas, compuesta de dos carriles y un paseo peatonal. (Medina Román, 2014, p. 213) (Véase Figura 3)

 
 Figura 3: Vista aérea de lo que fue el arrabal en la actualidad. (Fotografía por autora, 2018).

Figura 3: Vista aérea de lo que fue el arrabal en la actualidad. (Fotografía por autora, 2018).

 

Otras fuentes

Un informe arqueológico que se aproxima al área de estudio es el del Estacionamiento Municipal Norte, titulado “Evaluación de recursos culturales (fase mitigación), Estacionamiento Municipal Norte Gobierno Municipal” y su código de referencia en el Instituto de Cultura Puertorriqueña es AR 94-05-04, por el arqueólogo Juan González Colón. En el mismo se realizaron cuatro unidades de excavación, en las cuales se encontraron componentes precolombinos, como cerámica, e históricos.

En este informe se identificó el área como un vertedero del siglo XVIII, dado a la cantidad de cerámica encontrada de ese periodo. Otros materiales, como restos de huesos de aves y cerdo se relacionan a actividades que se llevaron a cabo en el área, como de matadero y carnicería. En los estratos más hondos se encontraron huesos de vaca, los cuales se relacionan a la actividad de ganadería que hubo en la zona durante los primeros siglos, luego de la fundación del pueblo en 1515. Se encontró lo que los investigadores denominaron como un grillete de metal, lo cual pudo estar relacionado a la cárcel municipal que existió en el área luego de 1914. Se destaca que en un mismo nivel se encontraban cerámica prehispánica, histórica y moderna.

Del periodo precolombino se halló cerámica estilo elenoide, cuentas realizadas a partir de concha, hachas petaloides y lascas de sílex, y agujas de hueso de pescado. Del periodo histórico se recuperó cerámica, metal, vidrio y restos de animales, los cuales pueden estar relacionados a las actividades del matadero y carnicería. Se destaca que se encontraron monedas españolas de 1865. Se desenterró también una pesa, la cual pertenecía a una balanza de platillos, que muy bien puede estar relacionada a las actividades de la plaza del mercado.

Censo

Se utilizaron los datos del “Censo Decimotercero de los Estados Unidos 1910 - Población de Puerto Rico”, de los cuales se transcribió la Calle de La Trocha, la cual se encuentra en el rollo 1758. La misma fue designada para esta investigación como área de estudio. La Calle de La Trocha estaba ubicada justo frente al Océano Atlántico en la costa norte del pueblo de Arecibo. Según los datos del censo, estaba localizada dentro del Barrio Monserrate del área urbana, del pueblo de Arecibo. De esta base de datos se realizaron análisis sobre los encasillados de “Edad en el último cumpleaños”, “Oficio o profesión en que se ocupa esta persona, y la clase especial de trabajo en que se emplea” y “Sexo”. Para el análisis de la variable edad se realizó una recodificación para agrupar las edades de la siguiente manera: 15 o menos, 16 a 44, 45 a 64 y 65 o más. El documento del censo de la Calle La Trocha no indicaba el número de la casa, por lo que no es posible inferir la numeración de las casas con el plano y el censo, ya que la recopilación de datos pudo haber sido llevada a cabo de diferentes maneras. En dicho documento se reportaron un total de 158 personas viviendo es la Calle La Trocha.

Conclusiones

Durante esta investigación se encontró que el área del arrabal ha sido utilizada desde el periodo precolombino, siendo parte de un asentamiento indígena que había en la desembocadura del Río Grande de Arecibo. Luego de la conquista española de Puerto Rico dicha área se destinó para la ganadería. En el siglo XVIII, según la evidencia arqueológica consultada, el área de estudio sirvió como un basurero de las personas que vivían en el centro urbano del pueblo. Para finales de siglo XIX se comienza a reportar que el espacio estaba siendo poblado por personas de escasos recursos, especialmente luego del huracán San Ciriaco en 1899. Se documenta que a partir de 1828 había en lo que se conoció como el arrabal un edificio de matadero. En 1914, dicho edificio se convierte en la cárcel municipal. En esta parte del arrabal existían varios edificios, como una tenería y una plaza del mercado. Además, según las fuentes consultadas, la Calle La Trocha era una donde se practicaba la prostitución.

El área de arrabal fue una zona altamente poblada. Dado a las condiciones de hacinamiento, falta de servicios de luz eléctrica, agua potable y recogido de basura, el gobierno municipal de Arecibo, bajo el mando del alcalde Darío Goitía, y la ayuda de varias agencias gubernamentales, como la Autoridad de Hogar y Vivienda, coordinó la eliminación sistemática del arrabal. A partir de los reportajes del periódico El Mundo se puede trazar cómo se llevó a cabo el desalojo y eventual destrucción de la extensa área del arrabal. Este proyecto de erradicación de una barriada no es un caso aislado, esto fue parte de un movimiento a nivel Isla para eliminar áreas consideradas de arrabal. Para lograr este cometido de manera sistemática se aprobó el Título 1 de la Ley Pública Núm. 171, mediante la cual se legitimó la expropiación de las casas de las personas residentes del arrabal. Para el caso del arrabal de La Playa, algunas residentes fueron reubicados en caseríos como, por ejemplo, El Cotto y Zeno Gandía y a otros se les entregaron terrenos en el área de Islote, al este del casco urbano. Un remanente no cualificó para los programas de reubicación del Gobierno y la Autoridad de Hogares y Vivienda, algo que pude ser objeto de investigaciones futuras. Finalmente, el antiguo arrabal pasó a ser un área recreativa con un amplio paseo peatonal.

 

Referencias

Fuentes primarias:

Herrera Valencia, K. N. [“Vista de la costa norte de Arecibo, donde se encontró el arrabal.”] c2018. Fotografía.

Mattei, A. H. (1952, julio, 5). Funcionarios de la AH explican a presentes planes tentativos. El Mundo, p. 12.

Mejoras al acueducto Tubería de Distribución. Mapa. Arecibo, Puerto Rico, 1919. Consultado en: http://archivonacional.com/PL/1/1/108566.

Porto Rico (c1930). Arecibo. 1930 Aerial Image Database. Consultado en http://pr1930.revistatp.com/1930data/PRPueblos1930/Arecibo.jpg

Rivera R. E. (1949, marzo, 11). Una marejada destruye 200 casas Arecibo. El Mundo, p. 1.

Rivera R. E. (1952, marzo, 12). Someterán plan para eliminar 4 áreas de arrabal en la Isla. El Mundo, p. 20.

Rosa Guzmán, C. (1955, febrero 23). Municipio Arecibo: proyecta eliminar zonas de arrabal. El Mundo, p. 22.

United States Bureau of the Census (1982). 13th Federal Population Census-Porto Rico, RG 29, vol. 5 y 7 (Arecibo), 1910. Consultado en: https://:archive.org

Vélez, J. G. (1991). Estudio arqueológico Fase I-A Proyecto Estacionamiento Municipal Norte Arecibo, Puerto Rico. Archivo del Consejo para la Protección del Patrimonio Terrestre de Puerto Rico, Instituto de Cultura Puertorriqueña.

 

Fuentes secundarias:

Coll y Toste, C. (1891). Crónicas de Arecibo. Arecibo: Imprenta de Salicrup y Co.

Coll y Toste, C. (1923). La inundación del valle de Arecibo después del ciclón de San Ciriaco, en 1899. En Coll y Toste, C. (ed.) Boletín Histórico de Puerto Rico X. (pp. 257-262). San Juan, Puerto Rico: Tip. Cantero, Fernández.

Cruz Ramírez, E. (1986). Arecibo: notas para su historia. San Juan: Model Offset Printing.

Limón de Arce, J. (1938). Arecibo histórico. Arecibo: Editorial Ángel Rosado.

Medina Román, D. (2014). Un viaje por Arecibo a través del tiempo: 500 años. San Juan: Isabela Printing Inc.

Quintero Rivera, A. G. (1990). La investigación urbana en Puerto Rico, breves comentarios sobre su trayectoria. En F. Carrión y M. Unda (Eds.), La investigación urbana en América Latina: caminos recorridos y por recorrer. Vol. 2. Quito: CIUDAD. Consultado en http://www.flacsoandes.edu.ec/libros/digital/39634.pdf.

Ramírez, R. L. (1977). El arrabal y la política. Río Piedras: Editorial Universitaria, Universidad de Puerto Rico.

Safa, H. (1980). Familias de arrabal: un estudio sobre el desarrollo y desigualdad. Río Piedras: Editorial Universitaria, Universidad de Puerto Rico.

Stevens, R. W. (1985). “Los arrabales de San Juan: una perspectiva histórica”. Revista de Ciencias Sociales, 24 núm. 1-2, 155-197. Consultado en https://rcsdigital.homestead.com/files/XXIV-1-2/Steves.pdf.

Soto de Arce, W. (2005). Al rescate del olvido. Vivencias de un arecibeño. Hato Rey: Hato Rey Printers.

Soto de Arce, W. (2007). Arecibeños de corazón: Vivencias de un arecibeño, Volumen II. Hato Rey: Hato Rey Printers.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

¿Urbanismo neoliberal o urbanismo contestatario?: una autoetnografía en un Río Piedras en deterioro y en proyectos de autogestión

Carlos G. Feliciano Collazo
Departamento de Ciencias Sociales
Facultad de Ciencias Sociales

Resumen

El presente trabajo reflexiona sobre el tópico del desplazamiento urbano que da paso a la gentrificación. Se toma el “caminar” como punto de partida para la reflexión sobre las medidas neoliberales que se están ejecutando en esa ciudad; como lo son el desplazamiento de oportunidades, el desplazamiento de la economía local, la marginación de comunidades y la especulación en el mercado con edificios abandonados. Mis caminatas por Río Piedras fueron hechas por las áreas de Capetillo, Santa Rita, la Universidad de Puerto Rico y el Centro Urbano. La investigación concluye que el abandono de esta ciudad y su gente se debe a la fase previa de un urbanismo neoliberal que se quiere instaurar en esta localidad. Por esta línea, se hace un aporte teórico-práctico a los estudios urbanos desde una filosofía política libertaria que promueve el desarrollo de nuestro espacio urbano desde la autogestión comunitaria.

Palabras claves: urbanismo, autogestión, gentrificación, auto-etnografía

 

Abstract

The present work reflects on the topic of urban displacement the gives way to gentrification. The “walking” is taken as a starting point for reflection on the neoliberal measures that are being implemented in this city; as the displacement of opportunities, the displacement of the local economy, the marginalization of communities, and the speculation in the market with abandoned buildings. My walks through Río Piedras were made in the areas of Capetillo, Santa Rita, the University of Puerto Rico and the College Town. The investigation concludes that the abandonment city and its people is due to the previous phase of neoliberal urbanism that wants to be establish in this city. In this line, a theoretical-practical contribution to the urban studies is made from a libertarian political philosophy that promotes the development of our urban space from community self-management.

Keywords: urbanism, self-management, gentrification, auto-ethnography

 

 

Introducción

 

La ciudad se nos hace anciana, como una gladiador cansada de guerras. Su deterioro es desde hace tiempo tan evidente que podría parecer irreversible.

Edwin Quiles, “Río Piedras como posibilidad”

 

El mundo en que vivimos, y en primer lugar su escenario material, se descubre cada día más restringido. Nos ahoga. Padecemos profundamente su influencia, y reaccionamos a ella según nuestros instintos en lugar de hacerlo de acuerdo con nuestras aspiraciones. En una palabra, este mundo domina nuestra forma de ser y por ello nos aplasta. Sólo de su remodelación, o más bien de su estallido surgirán las posibilidades de organización del modo de vida en un plano superior.

Abdelhafid Khatib, “Intento de descripción
psicogeográfica de Les Halles”

  

La coyuntura sociopolítica y económica de Puerto Rico está cada vez más grave. Mientras tanto, el gobierno de turno, junto con las imposiciones de la Junta de Control Fiscal siguen aprobando medidas de austeridad y poco a poco privatizan las necesidades básicas de las personas. Los servicios de salud son cada vez más escasos, la educación es precaria, y los espacios públicos de las ciudades, en franco deterioro, no están disponibles para el uso popular. Durante mucho tiempo, Río Piedras ha sido una de esas ciudades universitarias ajenas a la comunidad con que convive y a su desarrollo urbano. Solo hay que caminar para darse cuenta de los dos mundos que habitan en un mismo lugar.

Este trabajo tuvo lugar en la ciudad universitaria de Río Piedras. Esta se encuentra en el municipio de San Juan, en la zona metropolitana de Puerto Rico. La relevancia del tema radica en el hecho de que hay muy poca bibliografía sobre Río Piedras, en especial, el análisis sociocultural urbano sobre el fenómeno del deterioro de esta ciudad y los mecanismos neoliberales[1] para impulsar un proceso de reestructuración urbana y social. Juan Giusti (2014b) plantea que se debe estudiar una época y un espacio rural de Río Piedras que ha quedado olvidado; yo no contradigo eso, pero sí enfatizo en volver teóricamente al deterioro urbano de este lugar, pero desde una mirada más crítica con los procesos urbanos que han ocurrido. Por esta línea, mi cuestionamiento principal para este trabajo plantea si el discurso urbanista neoliberal es responsable del abandono y deterioro de Río Piedras y, si existen tácticas que ayuden a revivir los espacios urbanos de Río Piedras. Estas son las cuestiones fundamentales que en este trabajo pretendo contestar. El punto de esta investigación es hacer una modesta aportación al estudio cultural urbano de Río Piedras arrojando luz sobre la problemática del deterioro de esta ciudad y cómo esto afecta la experiencia urbana de las personas la habitan.

 
 Mapa de la localización de Río Piedras dentro de la región de San Juan, Puerto Rico. Fuente: Google® Maps.

Mapa de la localización de Río Piedras dentro de la región de San Juan, Puerto Rico. Fuente: Google® Maps.

 

Metodología

Para este trabajo se ha utilizado la metodología de la auto-etnografía crítica, que me ha permitido reflexionar críticamente sobre mis experiencias pasadas en Río Piedras, así como las actuales. El memory-data está bien presente en las reflexiones que hago y como recopilación de datos, en tiempo presente, he llevado a cabo una técnica metodológica situacionista[2] llamada la dérive (la deriva) (Debord, 1999) que consiste en desplazarse por la ciudad sin rumbo alguno; ser guiados por la propia estructura de la ciudad para así habitarla de una manera distinta a la tradicional (p. 50). Es un vagabundeo reflexivo que va dando cuentas de las implicaciones psico-geográficas de la estructura de la ciudad. También recurro a la psico-greografía, dado su capacidad para trabajar las reacciones afectivas que tiene una persona con el entorno urbano que la rodea. De este modo, las ciudades pueden ser dispositivos de control y medios de expresión lúdica (Barreiro León, 2015, p. 7; Khatib, 1999, p. 45).

En estas derivas voy trazando mi experiencia urbana más allá de los lugares donde se ubica mi interacción social. En el caso de esta investigación, las derivas se llevaron a cabo en cuatro ocasiones, con una duración entre dos y tres horas. Opté por hacer las derivas en solitario, teniendo en cuenta que el autor de esta técnica recomienda hacerla grupalmente (Debord, 1999, p. 51) por razones de coordinación. Esto presenta un problema a la hora de hacer las derivas pues, en primer lugar, las personas deben de estar familiarizadas con el fundamento teórico de la deriva y, en segundo lugar, hay que contemplar las distintas responsabilidades que tienen las personas en su vida privada que impiden el encuentro y el carácter de improvisación que tiene la deriva una vez se comienza la experiencia lúdica. El trabajo de campo se hizo mayormente en el centro urbano, el Paseo de Diego, el área de Capetillo y en la urbanización Santa Rita.

A modo de contexto sociohistórico, explicaré brevemente las implicaciones del modelo de urbanismo de mercado que se ha impuesto en Puerto Rico bajo la ideología de la modernización durante la década del sesenta, bajo el proyecto Operación Manos a la Obra (Safa, 2011, pp. 46-47). Este proyecto impulsó rápidamente el mercado industrial y el desarrollo tecnológico en la Isla y, como consecuencia, en las décadas posteriores se construyeron autopistas y centros comerciales. La construcción de carreteras son un avance tecnológico muy importante, pero el problema no es la construcción de carreteras en todo el país, el problema fue la planificación deficiente que trazó su ruta junto con la lógica de la modernización que solo es eficiente para el capital, ya que promueve una experiencia urbana de producción y consumo. Crea un espacio que favorece su reproducción, aunque este sea inestable y tenga que estar constantemente cambiando por las presiones sociales que conlleva un paisaje producido bajo la lógica capitalista (Harvey, 2014, p. 149). Con la llegada del automóvil la planificación urbana desplazó a las personas que caminan por la ciudad hacia la periferia. Queda de manifiesto que las ideas dominantes que rigen la planificación de vías han encontrado un modo de transporte que le dejará más dinero a costa de una reestructuración de las relaciones sociales (Stang, 2014, p. 7). Cuando llega este cambio radical en el espacio urbano, las relaciones sociales se ven afectadas pues ahora el uso de los espacios cambia, emergen unos nuevos y otros son eliminados, por lo que el ejercicio de caminar queda relegado a un espacio que, en el caso de Río Piedras, es tan estrecho que casi no caben dos personas una al lado de otra en la misma acera.

Experiencia situada: contexto e implicaciones auto-etnográficas

Mi relación con la ciudad de Río Piedras no era muy memorable, simplemente llegaba en tren desde Bayamón para ir a la Universidad. En ocasiones caminaba por la Avenida Ponce de León para visitar las librerías y ya. No fue hasta la huelga estudiantil del 2017 que mi experiencia urbana cambió; ese fue el primer hecho significativo que tuvo mi experiencia. Luego, el paso del huracán María y los días posteriores transformaron mi vida en la ciudad. Durante el proceso huelgario, en cada salida a la calle, protesta y reclamo de nuestro espacio público, fui descubriendo los usos alternativos que se le podía dar a esta ciudad. La ciudad como espacio donde se hace política de manera más democrática que en los parlamentos y en el senado era algo que nunca había contemplado.

Durante setenta y dos días viví en el campus de Río Piedras donde se hacían actividades dentro y fuera del recinto, que invitaban a la comunidad riopedrense y de áreas limítrofes a ser parte del proceso de lucha del estudiantado. Se estaba haciendo una universidad urbana siguiendo un sistema de organización horizontal y sin burocracias que dilataran el proceso e hiciera que la planificación de toda actividad fuera un dolor de cabeza. Como mencioné más arriba, Río Piedras es una ciudad universitaria pero paradójicamente la Universidad se ha encerrado a sí misma en una burbuja dentro de un mismo espacio geográfico común (Giusti, 2014a). Coincido con Juan Giusti cuando dice que los proyectos de la Universidad deben hacerse estableciendo dialogo con la comunidad y en conjunto con esta, pero con sus prácticas de no hacer nada y dejar a su ciudad en el abandono indirectamente facilitan el trabajo de intereses privados y de administradores públicos que quieren reestructurar el centro urbano de Río Piedras para que sea más competitivo en el mercado, mediante prácticas de gentrificación.[3] Un ejemplo de esta práctica fue el proyecto “Río Piedras 2012”, impulsado por el entonces alcalde de San Juan Jorge Santini. Con ese proyecto se pretendía hacer una reestructuración del centro urbano demoliendo edificios para hacer negocios, oficinas y condominios que no estaban orientados a satisfacer las necesidades de la comunidad ríopedrense, sino que estaba dirigido para las clases pudientes (Quiles, 2013).

Por otro lado, el segundo momento significativo de mi vida en Río Piedras se da durante los días posteriores al paso del huracán María. Ya se había acabado la huelga estudiantil y me encontraba en un proceso de reflexión política sobre el devenir de la crisis sociocultural, económica y política por la que atravesaba el país. Después del paso del huracán me entero de que un grupo de compañeras(os) de lucha empezaron un proyecto de apoyo mutuo en Río Piedras donde los residentes de la comunidad, junto con las y los activistas que organizaban el proyecto, limpiaban los escombros que había en las calles. Ante un Estado ausente para las comunidades marginadas, muchas personas alrededor de la isla autogestionaron la limpieza de su barrio y de su ciudad y luego empezaron a tomar las riendas de su alimentación. Durante esos días miraba con nostalgia las calles vacías de Río Piedras hasta que llegué al proyecto de apoyo mutuo llamado la Olla Común. Durante los cinco meses en que estuve trabajando en el proyecto vi cómo crecía su potencial político y de organización comunitaria, basado en la producción de un espacio social común. Me detengo aquí ya que retomaré este punto más adelante. Mientras tanto, continuaré con la descripción general de las derivas.

Mis derivas experimentales comenzaban en la calle Domingo Cabrera en dirección a la Avenida Gándara. Toda esa área se compone de vida estudiantil, la mayor parte de las horas del día. Esta es la zona más cercana a la universidad y, por tanto, está rodeada de apartamentos y negocios. Durante el día es una zona un tanto compleja de atravesar caminando pues el flujo de autos entrando y saliendo de Río Piedras es constante y a eso le sumas el estado tan avanzado de deterioro en el que se encuentran las aceras de la ciudad. Entrando al centro urbano por la Avenida Juan Ponce de León la congestión vehicular es igual de constante pero solo durante horas del día. En horas de la noche es cuando se puede ver con más claridad la separación de lo que yo llamo los dos Río Piedras: el Río Piedras donde se concentran la mayor de la población universitaria (Ave. Universidad, Urb. Santa Rita) y el Río Piedras olvidado (centro urbano y sus comunidades aledañas como, por ejemplo, la comunidad de Capetillo) donde el deterioro infraestructural y social es más evidente. En esta última es donde pasé más tiempo en mis derivas. En mi trabajo de campo presencié el abandono del espacio urbano con todos mis sentidos: escombros y basura amontonados en Capetillo, muchos edificios vacíos en el centro urbano y mucha gente sin techo en la plaza pública y en el Paseo de Diego. También encontré negocios cerrados y otros en condiciones muy precarias.

Urbanismo contestatario para un Río Piedras en deterioro

Río Piedras fue uno de los principales centros económicos en la zona metropolitana (Giusti, 2014b) hasta que, en 1951, lo anexaran a San Juan. Posteriormente la apertura del centro comercial Plaza Las Américas, en 1968, contribuyó grandemente al desplazamiento económico y laboral de Río Piedras. Esto es un desplazamiento de oportunidades, cuando se reemplazó la plaza pública por los centros comerciales (Filipe & Ramírez, 2016, p. 45; Moctezuma Mendoza, 2016, p. 89) y, como consecuencia, se fueron vaciando los espacios públicos, llegaron tiendas extranjeras y megatiendas que desplazaron económicamente los negocios locales, por lo que se vuelve cada vez más dificultoso retener los residentes que se van en busca de mejores oportunidades de empleo a otras ciudades.

 

Se trata de un desplazamiento que se encuentra inscrito en la transformación espacial en un nivel fundamental que trasciende la experiencia inmediata y directa de los individuos efectivamente desplazados (de manera directa), pues constituye una forma de desplazamiento indirecto en el que la posibilidad de la presencia, de sectores desfavorecidos en el espacio se ve obstaculizada, limitada o excluida por las transformaciones. (Moctezuma Mendoza, 2016, p. 89)

 

A este desplazamiento de oportunidades se suma la planificación urbana orientada al automóvil, la burbuja en que habita la Universidad, la explosión de la tienda Humberto Vidal y áreas cercanas (1996), y las dudosas remodelaciones que se hicieron como propaganda para el “Río Piedras 2012” (Giusti, 2012). El resultado fue una ciudad dividida en dos cantos: la Avenida Universidad llena de vida casi las 24 horas del día y Santa Rita, con una población estacionaria; y el “otro” Río Piedras del centro urbano con sus sectores aledaños. Este deterioro socio-espacial trajo consigo unas implicaciones psico-geográficas nefastas, pues la ciudad se experimenta de manera funcionalista y culturalmente desarraigada. Este escenario es ideal para que los agentes del gobierno, con intereses corporativos, inviertan capital para transformar a su gusto el área urbana.

Ante este escenario hay que producir un espacio urbano con unas bases de unidad y solidaridad. Un urbanismo que impulse el desarrollo local (Quiles Rodríguez, 2014) y permita una experiencia más amable con el medio ambiente; que desarrolle el uso peatonal de la ciudad teniendo aceras más anchas y espacios de socialización y de estar que estén fuera de la Universidad. La pregunta que surge es ¿cómo producimos un urbanismo contestatario que se oponga al modelo neoliberal? Fundamentalmente, se debería iniciar mediante realización de proyectos comunitarios. Un vivo ejemplo ha sido el proyecto de apoyo mutuo la Olla Común que ha brindado herramientas conceptuales y prácticas a parte de la comunidad de Río Piedras y a las personas sin hogar que tanto son despreciadas. En la Olla Común producimos un espacio de respeto a las diferencias, y socialización, educación y trabajo des-alienado. Estos proyectos y otros con base en la solidaridad y la autogestión son la contraparte del urbanismo neoliberal, por lo que se transforman en tácticas para evitar que dicho urbanismo convierta el suelo en dinero y desplace comunidades enteras para reconstruir la ciudad para que el sector acomodado de la sociedad se instale (Dieste & Pueyo, 2003, p. 3).

 

Las luchas reivindicativas, las iniciativas para construir proyectos y espacios de liberación desde donde ejercer el derecho a habitar dignamente no se limitan al ámbito de escala urbana. Incluyen, también, y de manera más importantes, los espacios cotidianos. (Quiles, 2014).

 

Según Debord (1999), “las enseñanzas de la deriva permiten establecer los primeros cuadros de las articulaciones psicogerográficas de una ciudad moderna” (p. 53) lo que se traducía para los situacionistas en el abandono del uso productivista y consumista de la ciudad, el cual reemplazaban por un uso lúdico-constructivo de los espacios urbanos. En mi caso, tales articulaciones psicogeográficas se diseñan en la producción de espacios de micro-resistencia donde se hace comunidad y al final conlleva una experiencia urbana que se aleja del modelo de ciudad de producción capitalista.

Conclusión

Hemos visto cómo el deterioro de Río Piedras responde a una lógica neoliberal de gentrificación por desplazamiento de oportunidades (Moctezuma Mendoza, 2016) y abandono de los espacios urbanos de Río Piedras, dejándoles la ruta libre de la especulación a dueños de edificios que llevan más de diez años abandonados. Como peatón, el ejercicio de caminar por una ciudad en avanzado deterioro de las estructuras y de sus calles, la falta de iluminación en las aceras, además de la pérdida de las relaciones sociales, transforman este espacio en uno peligroso para caminar en la noche.

Ante todos estos problemas coincido con Edwin Quiles (2014) en que el cambio de la ciudad (de Río Piedras en este caso) debe comenzar con proyectos autogestionados donde los residentes y visitantes solidarios tomen las riendas del cambio de su entorno urbano. Proyectos artísticos en las calles y paredes de la ciudad, que estimulen el paseo peatonal haciendo de las caminatas una práctica lúdica y estética, son clave para reestructurar pisco-geográficamente a Río Piedras. Otros proyectos como el rescate de terrenos para hacer huertos comunitarios, las okupaciones de edificios abandonados para transformarlos en viviendas para los sin techo y hacer centros sociales son elementos esenciales para crear la ciudad viva, solidaria, accesible y contestataria que queremos.

 

Referencias:

Barreiro León, B. (2015). Psicogeografía y ciudad: iconografía del urbanismo surrealista. Ángulo Recto: Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, 7 (1), 5-12. Consultado en http://dx.doi.org/10.5209/rev_ANRE.2015.v7.n1.49197.

Debord, G. (1999). Teoría de la deriva. En L. Navarro (Trad.), Internacional Situacionista. Textos íntegros en castellano de la revista Internationale Situationniste (1958-1968) (pp. 50-53). Madrid: Literatura Gris. (Trabajo original publicado en 1958). Consultado en https://monoskop.org/images/d/da/Internacional_Situacionista_Vol_1.pdf.

Dieste, J. & A. Pueyo (2003). Procesos de regeneración en el espacio urbano por las iniciativas de autogestión y okupación. Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales, VII (146), 1-10. Consultado en http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-146(108).htm.

Filipe, C. & Ramírez, B. (2016). Discursos, política y poder. El espacio público en cuestión. Territorios, 35, 37-57. Consultado en http://dx.doi.org/10.12804/territ35.2016.02.

Giusti, J. (2012, noviembre, 2). Stop Santini. 80 grados.net. Consultado en http://www.80grados.net/stop-santini/.

_____ (2014a, abril, 14). Cinco estrategias para una universidad urbana. Diálogo UPR. Consultado en http://dialogoupr.com/cinco-estrategias-para-una-universidad-urbana/.

_____ (2014b, mayo, 23). Río Piedras: ¿300 años de… ciudad? Diálogo UPR. Consultado en http://dialogoupr.com/rio-piedras-300-anos-deciudad-2/

Harvey, D. (2014). Diecisiete contradicciones del capital y el fin del neoliberalismo. Madrid: Traficantes de sueños. Consultado en https://www.traficantes.net/sites/default/files/pdfs/.

Janoschka, M & Sequera, J. (2014). Procesos de gentrificación y desplazamiento en América Latina: Una perspectiva comparativista. En J. J. Michelini (Ed.). Desafíos metropolitanos: Un diálogo entre Europa y América Latina (pp. 82-104). Madrid: Catarata. Consultado en http://www.michael-janoschka.de/en/procesos-de-gentrificacion-y-desplazamiento-en-america-latina-una-perspectiva-comparativista/.

Khatib, A. (1999). Intento de descripción psicogeográfica de Les Halles. En L. Navarro (Trad.), Internacional Situacionista. Textos íntegros en castellano de la revista Internationale Situationniste (1958-1968) (pp. 45-49). Madrid: Literatura Gris. (Trabajo original publicado en 1958). Consultado en https://monoskop.org/images/d/da/Internacional_Situacionista_Vol_1.pdf.

Moctezuma Mendoza, V. (2016). El desplazamiento de lo posible: experiencia popular y gentrificación en el centro histórico de Ciudad de México. Íconos. Revista de Ciencias Sociales. 56, 83-102. Consultado en https://doi.org/10.17141/iconos.56.2016.2120.

Safa, H. (2011). The transformation of Puerto Rico: The impact of modernization ideology. Transforming Anthropology. 19 (1). 46-49. Consultado en https://doi.org/
10.1111/j.1548-7466.2011.01115.x
.

Stang, J. (2014). Nueva York peatonal: la recuperación de la experiencia en el espacio público. Bifurcaciones. Revista de Estudios Culturales Urbanos. 18, 1-12. Consultado en http://www.bifurcaciones.cl/2014/12/stang/.

Theodore, N, Peck, J. & Brenner, N (2009). Urbanismo neoliberal: La ciudad y el imperio de los mercados. Temas Sociales, 66, 1-11. Consultado en http://pdfhumanidades.com/sites/default/files/apuntes/Nik-Peck-Brenner.pdf.

Quiles Rodríguez, E.R. (2013, diciembre, 20). Río Piedras como posibilidad. 80 grados.net. Consultado en http://www.80grados.net/rio-piedras-como-posibilidad/.

Quiles Rodríguez, E.R. (2014, junio, 27). Urbanismo de resistencia. 80 grados.net Consultado en http://www.80grados.net/urbanismo-de-resistencia/.

 

Notas

[1] Con neoliberalismo me refiero al proyecto político que plantea la desregulación del control del estado sobre el mercado (Theodore, Peck & Brenner, 2009, p. 3), dejando el suelo pavimentado para la privatización de espacios públicos y para la especulación inmobiliaria.

[2] La Internacional Situacionista fue un grupo de intelectuales formado en 1957 que criticaba el estilo de vida capitalista de la posguerra y el urbanismo utilitario que se estaba ejerciendo en las grandes ciudades (Barreiro León, 2015, p. 6). Sus fundamentos teóricos venían de diferentes ramas del saber cómo la arquitectura, el arte (el surrealismo en particular) y la teoría política marxista.

[3] La gentrificación se puede definir como una reestructuración de una zona urbana orientada a las clases medias y altas de la sociedad (Janoschka & Sequera, 2014, p. 2).

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

Espacios domésticos fuera del hogar: lugares de alojamiento en San Juan, Puerto Rico

Laura Sofía Hernández González
Departamento de Sociología y Antropología (Antropología)
Facultad de Ciencias Sociales, UPR RP

Resumen

Durante el siglo XIX, hubo un gran flujo de migrantes en Puerto Rico y muchos de ellos optaron por quedarse en facilidades de alojamiento en la ciudad capital. Sin embargo, el estudio de hospederías puede exportarse de la vida pública y presentarse como un espacio alterno para ejercer la domesticidad. Este estudio se enfoca en hoteles, casas de huéspedes y casas de pupilos dentro y fuera de las murallas de San Juan, durante el final del siglo XIX y el principio del siglo XX. A partir de fuentes documentales de carácter primario y secundario, se estableció la ubicación exacta de las hospederías. De esta forma, se creó un mapa para visualizar información relacionada a la localización, detalles socioeconómicos y las tareas y aspectos domésticos que se llevaron a cabo en las hospederías de San Juan.

Palabras claves: domesticidad, alojamiento, localización, fuentes primarias, urbanismo

  

Abstract

During the 19th century there was a large influx of people coming to Puerto Rico and many of them stayed in lodgings throughout the capital city of San Juan. However, the study of lodgings can be exported from public life and viewed as an alternative for the exercise of domesticity. This study focuses on the hotels, guest houses and hostels within and outside the walled city, currently known as Old San Juan, during the late 19th century and early 20th century. Using primary and secondary sources, the aim of my research was to establish the location of this type of businesses. Once the location was pinpointed, a map was created to visualize data related to the location, socioeconomic details, and domestic chores and aspects that took place at lodgings in San Juan.

Keywords: domesticity, lodging, location, primary sources, urbanism

Introducción

Hasta hace poco tiempo, la historia estaba compuesta por hazañas realizadas por “grandes hombres” de clase alta. Incluso, en la actualidad, muchos entienden que las peripecias de la cotidianidad no son esenciales para entender el desarrollo de una sociedad. Sin embargo, son estas trivialidades, tradicionalmente ignoradas por disciplinas como la Arqueología, las que verdaderamente indican cómo se vivía en sociedades pasadas.

De esta manera, se infiere que la domesticidad es esencial para la evolución histórica de una sociedad, en particular porque en el hogar se desenvuelven las principales unidades de la vida en colectivo como, por ejemplo, la familia. Sin embargo, se intenta demostrar que no todos los aspectos de la domesticidad son, necesariamente, exclusivos de la estructura de la casa puesto que las tareas domésticas pueden ser llevadas a cabo en lugares alternos.

Con la evolución de las disciplinas históricas, antropológicas y, por consecuencia, las arqueológicas, nos hemos percatado de que lo que acontece en la vida diaria debe estudiarse con gran detenimiento porque son los eventos que tienen más probabilidad de reproducirse en diferentes contextos temporales de la realidad (Gonzalbo, 2006). También se debe admitir que la domesticidad puede alcanzar la labor remunerada y puede ser ejercida en espacios que, normalmente, son atribuidos a la vida pública.

Como parte de una investigación previa al estudio directo de las facilidades de alojamiento en San Juan, se indagó sobre otros trabajos realizados en Puerto Rico con relación a hoteles, casas de huéspedes e incluso, hostales. No obstante, no se encontraron trabajos cercanos al tema de este estudio en la isla por lo que se recurrió a investigaciones realizadas en otras partes del mundo y en otras disciplinas.

Además de proveer un acercamiento al material arqueológico artefactual que, potencialmente, podría aparecer en sitios como los propuestos para este trabajo, los textos consultados proveyeron un análisis social sobre las actividades ocurridas en hospederías de los últimos dos siglos. Por ejemplo, en el escrito Resorts and Reform: Archaeology at the Wiawaka Holiday House, Lake George, New York, de Megan Springate (2012), se establece que los huéspedes –mujeres jóvenes, en este caso– debían realizar labores dentro del hospedaje Wiawaka donde residían por un tiempo. Ante estas consideraciones, se infiere que podría ocurrir lo mismo en las hospederías sanjuaneras que fueran dirigidas a pupilos o aprendices de la ciudad.

Asimismo, el capítulo Rehearsing Domesticity: Honeymoon Resorts in Postwar America (Penner 2005), recoge la idea de que, en algunos hoteles en la Pennsylvania luego de la Segunda Guerra Mundial, las habitaciones de los recién casados se habilitaban para conseguir un aspecto parecido al de las casas suburbanas en las que convivirían durante el matrimonio. De acuerdo con lo que expone el breve inciso, las nuevas parejas “ensayaban” lo que les esperaba en su realidad casera. Es decir, se ejercía la domesticidad en un espacio pasajero y perteneciente a la vida pública. Se entiende que la cultura doméstica y económica en Estados Unidos no era, necesariamente, igualables a las de Puerto Rico; no obstante, este ejemplo se destaca para acentuar la posibilidad de la actuación doméstica en sitios desvinculados al domicilio.

Desde otra perspectiva, es interesante observar cómo, en otras disciplinas como la Literatura, se entrelaza la industria hotelera con la domesticidad. Por ejemplo, el artículo “Arnold Bennett’s Hotels” de Randi Saloman destaca la manera en la que este novelista británico convertía los hoteles en el principal lugar de la trama de sus historias, mientras los veía como una restructuración de la vida doméstica. Por su parte, como introducción a su breve escrito At Home in the City: Urban Domesticity in American Literature and Culture, Meredith Goldsmith explica que aunque los conceptos “ciudad” y “hogar”, tradicionalmente se oponen entre sí, muchos ejemplares de literatura ficticia estadounidense en el cruce entre el siglo XIX y el XX, también se encargaban de que sus personajes tomaran los espacios de la ciudad como aposentos. Incluso, Goldsmith distingue que, debido al asentamiento en la ciudad, algunos estudiosos plantean el desligamiento de la formación individual de una persona, de la posesión material de alguna estructura doméstica.

Trasfondo histórico

Aunque se reconoce que las realidades sociales, políticas y económicas de Puerto Rico durante el principio y el final del siglo XIX y el comienzo del siglo XX no necesariamente se entrelazan, a continuación, se desglosan algunos acontecimientos importantes propios de los periodos mencionados. De acuerdo con el sacerdote e historiador Fernando Picó en su reconocida Historia general de Puerto Rico (1986), la isla se benefició económicamente del avance azucarero impulsado por la guerra civil norteamericana. Sin embargo, Picó resalta que Puerto Rico fue azotado por varios fenómenos naturales como terremotos y huracanes –que ocasionaron una parcial paralización en la ciudad capital– y por una seria crisis fiscal que explotó en las arcas en 1868 (abrió las puertas a la revolución del Grito de Lares). También, identificó cómo, hasta el año 1869, las personas migraron internamente de las costas hacia el interior en búsqueda de oportunidades laborales. Incluso, se estima que, durante los primeros años del siglo XX, San Juan perdió su prominencia como el “primer puerto de exportación” (Sepúlveda, 1989).

Por el contrario, Aníbal Sepúlveda Rivera, en su obra San Juan: historia ilustrada de su desarrollo urbano, 1508-1898, menciona que, durante el siglo XIX, en San Juan se encontraba la alta jerarquía de importantes instituciones religiosas y gubernamentales. Además, en la capital se alojaba la mayor parte de extranjeros que llegaba a Puerto Rico. Por esto, de acuerdo con Sepúlveda, en menos de un siglo de historia (1816-1899) 23,141 personas se agregaron a la demografía de San Juan. Por otra parte, mientras se acercaba el año 1867, el crecimiento urbano de la ciudad de San Juan y otros pueblos obligó al gobierno a requerir un plan de organización de calles para una nueva estructuración urbana. De esta forma, Edwin Quiles Rodríguez en su libro San Juan tras la fachada: una mirada desde sus espacios ocultos (1508-1900), destaca cómo el urbanismo del siglo XIX marcó la aglomeración excesiva de personas en la capital y la incomodidad de los espacios cotidianos. Incluso, el autor subraya que “las casas de inquilinato estaban demasiado cerca para escapar a los ruidos y los conflictos ambientales por la excesiva carga funcional a la que eran sometidos los escasos espacios de habitación y sosiego” (Quiles, 2003).

Por último, para brindar otra perspectiva sobre la esencia de la ciudad de San Juan durante el siglo XIX, se puede citar al arqueólogo Adolfo de Hostos en su obra Historia de San Juan, ciudad murada: ensayo acerca del proceso de la civilización en la ciudad española de San Juan Bautista, 1521-1898. Entre las fiestas dedicadas al cuarto centenario del “descubrimiento” de América y sus exhibiciones para exaltar el progreso español en la isla, la creación del primer partido político, el bombardeo de la ciudad en 1898 y la toma de posesión estadounidense de la capital, parece interesante destacar la visita de los miembros de la familia real a la isla en 1893: los Infantes de España. Sobresalen los sustanciales gastos en los que incurrió el ayuntamiento de San Juan para optimizar las calles de la ciudad y para preparar un alojamiento para las altezas, quienes se quedarían por solo 12 horas.

Metodología

El estudio de fuentes para este trabajo que fue, originalmente, preparado para su presentación en la 83va Reunión Anual de la Sociedad de Arqueología Americana (SAA), se inició por medio de consultas fotográficas en línea. De esta manera, a través de las imágenes recuperadas, se delimitó el primer grupo de instalaciones hospederas de los siglos XIX y XX alrededor de toda la isla. Sin embargo, luego el trabajo fue limitado a las zonas intra y extramuros de la ciudad de San Juan desde 1870 hasta 1930 para lograr una muestra más representativa y específica.

Además, se buscaron escritos que abarcaran esta temática en espacios cibernéticos como Google Académico y el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico; en especial, la Colección Puertorriqueña en la Biblioteca José M. Lázaro. Para determinar la ubicación de las hospederías se consultaron varias fuentes primarias como directorios comerciales del municipio de San Juan y el Directorio comercial e industrial de la Isla de Puerto Rico para 1894, preparado por José Blanch. También, se consultaron anuncios de hoteles, casas de huéspedes, hostales o casas de pupilos en los periódicos La Democracia y el Boletín Mercantil, disponibles en formato de microfilmes. Asimismo, durante la revisión de fuentes primarias, se inquirió sobre los espacios de alojamiento en San Juan y su localización por medio de la extracción de datos de matrículas de comercio del Ayuntamiento de San Juan desde 1874 hasta 1902, procedentes del Archivo General de Puerto Rico. Incluso, se utilizó el censo decimotercero de Estados Unidos en Puerto Rico de 1910, llevado a cabo en los barrios Ballajá, San Cristóbal, Catedral, Mercado y San Francisco, para recuperar información sobre los empleos relacionados a la domesticidad, posibles dueños de hospederías y otras consideraciones mencionadas posteriormente. Sin embargo, no se identificaron alojamientos en el barrio Ballajá.

Se desarrolló una base de datos en Google Sheets. El dataset (incluido en la última parte de este trabajo como tabla #1) presenta la cantidad de hospederías registradas en fuentes primarias de San Juan entre 1874 y 1926. La tabla formulada se divide en varios renglones que incluyen la categoría de la hospedería, la información de contacto o administración, el año en el que fue registrada en directorios comerciales o matrículas de comercio, el barrio, la calle y el lote en el que se ubicó al momento de registro, y la información del documento de referencia para facilitar el proceso de nuevas consultas. Terminada la base de datos, se editó en Photoshop el plano General Plan of San Juan (1921) del Puerto Rico Board of Fire Underwriters (ilustrado por el mapa #1). Durante este proceso, se identificó la localización de las hospederías con el color asignado en la base de datos y se desarrolló una leyenda en orden cronológico.

 
 Tabla #1: Parte de la base de datos elaborada a partir de la información consultada en anuncios de periódicos, matrículas de comercio, directorios comerciales, fotografías y mapas (2018)

Tabla #1: Parte de la base de datos elaborada a partir de la información consultada en anuncios de periódicos, matrículas de comercio, directorios comerciales, fotografías y mapas (2018)

 
 
 Mapa #1: Ejemplo del mapa elaborado. (1921). Detalles del  General Plan of San Juan , barrio Catedral. Puerto Rico Board of Fire Underwriters.

Mapa #1: Ejemplo del mapa elaborado. (1921). Detalles del General Plan of San Juan, barrio Catedral. Puerto Rico Board of Fire Underwriters.

graph1.png
 

Al final de este proyecto, se precisaron las localizaciones correspondientes al área de La Puntilla en un mapa suministrado del Puerto Rico Board of Fire Underwriters. También, se realizó una visita al viejo San Juan con el propósito de comparar las localizaciones de los alojamientos identificados con sus estructuras en la actualidad. La misión se basaba en capturar fotografías de los lotes en acuerdo con los mapas desarrollados. Sin embargo, como la ciudad en desarrollo urbano que era, San Juan sufrió un cambio en cuanto a la numeración de los lotes que aparecían en ambos mapas. Por lo tanto, para llegar a los lugares identificados por el mapa y tomar las fotografías correctas, se contaron los bloques de cada calle de acuerdo con el plano modificado y se arribó a los respectivos lotes.

Por último, se definió lo que representan cada una de las categorías de hospederías recopiladas en San Juan durante el periodo estudiado. Los hoteles fueron analizados en su función de lugares de hospedaje con capacidad de alojar una cierta cantidad de personas a cambio del pago de algún tipo de renta o tarifa. En fuentes primarias como el periódico La Democracia (10 de septiembre de 1904) se alude al cobro por estadía con la frase “precios al igual de los demás hoteles”. Además, se entiende que algunos de los hoteles observados –como el hotel Inglaterra– podían ser lujosos puesto que, en sus promociones, se alardea sobre los servicios de carruajes y vistas a la bahía (La Democracia, 10 de septiembre de 1904). Entretanto, las casas de huéspedes se analizaron como un hospedaje de categoría inferior o de menor lujo que el del hotel ya que se encontró (por medio de la inspección visual) que muchas de ellas eran más pequeñas o estaban instaladas en residencias que no eran, imperiosamente, opulentas. Finalmente, las casas de pupilos fueron reconocidas como alojamientos regulares o dirigidos a aprendices o estudiantes.

Hallazgos y discusión

Se comprobó la presencia de más de 140 facilidades de hospedaje en San Juan durante el periodo de estudio y, por otra parte, no se encontró evidencia de hostales en la capital. Además, se estableció la ubicación exacta de estos espacios en San Juan a partir de la edición de un mapa. De esta manera, se pudo identificar que había varias hospederías cercanas a lugares públicos de importancia en los que, potencialmente, se practicaba la cotidianidad, como la catedral, las vías del tren y la plaza del mercado. Asimismo, se notó que en algunos barrios se distinguía una proximidad evidente entre varias facilidades de alojamiento. Por ejemplo, en 1926, se recalcó que había cuatro hospederías distintas en un mismo bloque de la calle Tetuán, lo que puede implicar un mayor número de personas laborando en las facetas domésticas de establecimientos de un mismo sector. Otra de las observaciones descansa en la posibilidad de que los dueños o administradores de las hospederías capitalinas estuvieran relacionados familiarmente. Este fue el caso de Lorenzo Soler quien se identificó por primera vez en la matrícula de comercio del Ayuntamiento de San Juan de 1891 como propietario o administrador de casas de huéspedes y de pupilos en el área de la Marina hasta 1899. De esta misma forma, Juan Soler y Valentín Soler fueron registrados en matrículas desde 1896 hasta 1899 como dueños o administradores de otras hospederías en La Princesa y La Puntilla, por lo que se puede inferir que la posesión del mismo apellido trascendió las casualidades.

El flujo de extranjeros en la ciudad de San Juan se incrementó durante el siglo XIX (Sepúlveda, 1989). Esta aseveración se puede constatar por medio del censo de 1910 que, aunque pertenece al siglo posterior, confirma la imperante presencia de inmigrantes de varias partes del mundo como Holanda, Arabia, y Guadalupe. En relación con esta información, en un anuncio del periódico La Democracia, el 10 de septiembre de 1904 se informó a la potencial clientela sobre el ofrecimiento de servicios de traducción en el aclamado Hotel Inglaterra. Así, se implica que algunas de las hospederías de San Juan acogían a extranjeros en la capital. Otra de las interesantes aportaciones del censo treceavo de Estados Unidos en San Juan descansa en la gran cantidad de empleos relacionados a la domesticidad en espacios que no necesariamente componen el hogar y la privacidad de una sola familia. Bajo las categorías censales de trabajo en casas particulares, casas de huéspedes y hoteles se halló evidencia de empleos como los de servicio, cocina, lavandería, plancha y costura (mayormente realizados por mujeres).

Por otro lado, se visualizó cómo las estructuras identificadas en el censo, como hogares de familias registrados en San Juan, coincidían con espacios de alojamiento inscritos en las matrículas de comercio del Ayuntamiento o en los directorios comerciales municipales. El Directorio, comercial y profesional de San Juan de Puerto Rico (1926) demuestra que en el barrio San Francisco, el Hotel Constancia estaba establecido en la calle Allen (Fortaleza) 77. No obstante, de acuerdo con la contabilización del censo poblacional de 1910, había varias familias residiendo en ese mismo lote. A raíz de esta información, se puede inferir que había personas viviendo en espacios de alojamiento por una cantidad de tiempo más prolongada de la que usualmente se estima para la estadía en estos espacios. Otra posibilidad es que la estructura que era parte de la residencia de varias personas se transformó en un espacio de otra índole; en este caso, un hotel. Conforme a discusiones recientes esto se puede adjudicar a que las personas intentaban transitar a través de los barrios de San Juan por lo que era innecesario instalarse en un lugar permanente.

El rol de la mujer residente en San Juan durante el periodo estudiado no estaba encajonado a las labores domésticas en la estructura de la casa, sino que se interpuso en la vida pública por medio de los trabajos asalariados, aunque tuvieran relación con la domesticidad o fueran estratificados por clase (Pérez, 2017). Dos anuncios del periódico La Democracia (imágenes #1 y #2) ilustran a dos mujeres que se convirtieron en las propietarias o administradoras de facilidades de alojamiento puesto que les fueron heredadas por sus fenecidos cónyuges. Con estos detalles, se puede apuntar a que las mujeres no solo aportaron a la historia de San Juan –en este caso, doméstica– desde la labor remunerada en hospederías, sino que tomaron posiciones importantes en cuanto a la administración de estos lugares. Incluso, una de las mujeres presentadas en los anuncios de periódico mencionados era administradora o propietaria de una “casa de familia que mejores ventajas ofrece para hospedaje”. Este acercamiento a la posible clientela implica que la viuda ofrecía servicios de alojamiento en su propio hogar o en una de sus propiedades alternas. La posibilidad de un desligamiento del carácter doméstico de los roles o tareas que, socialmente, correspondían a mujeres sugiere una ruptura en la “norma” que impedía que se desempeñaran públicamente.

 
 Imagen #1: Presentación de la mujer como administradora. (1904). Casa de huéspedes en la calle Cristo, 7.  La democracia .

Imagen #1: Presentación de la mujer como administradora. (1904). Casa de huéspedes en la calle Cristo, 7. La democracia.

 Imagen #2: Presentación de la mujer como administradora. (1904). Hotel Magnífico.  La democracia .

Imagen #2: Presentación de la mujer como administradora. (1904). Hotel Magnífico. La democracia.

 

Conclusiones

El uso de fuentes documentales en la Historia, Antropología y Arqueología demuestra que el conocimiento previo sobre los lugares que se investigan (excavaciones, inspecciones) garantiza reconstrucciones más educadas sobre las culturas pasadas. Las fuentes primarias consultadas a través de este trabajo investigativo evidenciaron que la presencia de actividad doméstica no solo se concentraba en los predios de una casa, sino que podían establecerse en otros lugares, como los establecimientos hospederos. Incluso, la elaboración del mapa conceptual destacó que la localización de las fuentes hospederas no se relacionaba, obligatoriamente, con la posición social de las personas que las habitaban, sino que estaban esparcidas por la totalidad de la ciudad amurallada. Ante esto, se reivindica la aseveración de que las fuentes documentales deben estar presentes en cualquier investigación relacionada al desarrollo de la humanidad por motivo de que brindan información que no se puede adquirir por la mera descripción de artefactos, elementos o sucesos.

Este trabajo está limitado a los confines de San Juan, por lo que se excluye a otras partes de la isla de este estudio basado en fuentes documentales. Por otra parte, algunos de los anuncios de periódico consultados contenían información relevante sobre varias facilidades de alojamiento, pero no indicaban su localización exacta ni detalles adicionales sobre la administración y los servicios ofrecidos. También, el trabajo podría contar con un mayor porcentaje de exactitud si se complementara el material documental con el análisis de artefactos arqueológicos retribuidos de los sitios estudiados. De esta manera, se podría construir una interpretación más precisa del pasado.

 

Referencias

Fuentes primarias

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1891-92). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75A, Exp. 30.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1893). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75, Exp. 9.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1896). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75, Exp. 11.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1897). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75, Exp. 12.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1897). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75A, Exp. 13.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1898). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75A, Exp. 15.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1899). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75A, Exp. 18, 20.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1901). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75A, Exp. 25, 27.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1901). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75, Exp. 26.

Ayuntamiento de San Juan de Puerto Rico. (1902). Contribución industrial y de comercio. Archivo General de Puerto Rico, Documentos Municipales San Juan, Matrícula de comercio, Legajo 75A, Exp. 32.

Cristo Número 7. (septiembre 1904). La Democracia.

United States Bureau of the Census (1982). 13th Federal Population Census- Porto Rico, RG 29, vol. 45 y 47 (San Juan), 1910. Consultado en https://:archive.org

Hotel y Baños del Universo. (8 de agosto de 1874). Boletín Mercantil.

Hotel Inglaterra. (10 de septiembre de 1904). La Democracia.

Puerto Rico Board of Fire Underwriters. (1921). General Plan of San Juan. [Mapa].

Puerto Rico Board of Fire Underwriters. (1920). La Puntilla. [Mapa].

 

Fuentes secundarias:

Blanch, J. (1894). Directorio comercial e industrial de la Isla de Puerto Rico para 1894. Puerto Rico: Tip. al vapor de La Correspondencia.

Cámara de Comercio de Puerto Rico. (1926). Directorio, comercial y profesional de San Juan de Puerto Rico/Business and profesional directory of San Juan Porto Rico. San Juan: [s.n.].

Gonzalbo, P. (2006). Introducción. Introducción a la historia de la vida cotidiana. (11-16). México, D.F.: El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos.

Goldsmith, M. (2007). At Home in the City: Urban Domesticity in American Literature and Culture, 1850-1930. Legacy, 24(1), 144-145. https://doi.org/10.1353/ leg.2007.0008. 

Hostos, A. (1966). Historia de San Juan, ciudad murada: ensayo acerca del proceso de la civilización en la ciudad española de San Juan Bautista, 1521-1898. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña.

Penner, B. (2005). Rehearsing Domesticity: Honeymoon Resorts in Postwar America. En H. Heynen and G. Baydar (Eds.), Negotiating domesticity: spatial productions of gender in modern architecture. Consultado en https://books.google.com.pr/books?hl=es&lr=&id=hx-pVYbdLEQC&oi=fnd&pg=PP1&dq=Negotiating+domesticity:+spatial+productions+of+gender+in+modern+architecture&ots=TPAbRJYE72&sig=TBmQodee1Nvu9n17P3ESC4FSICs&redir_esc=y#v=onepage&q=Negotiating%20domesticity%3A%20spatial%20productions%20of%20gender%20in%20modern%20architecture&f=false.

Pérez, J. (2017). Diferencias dentro de una minoría: Diversidad en los oficios de las mujeres en dos barrios de San Juan, Puerto Rico, en el 1910. Revista [IN]Genios, 4(1), 1-16. Consultado en https://static1.squarespace.com/static/51c861c1e4b0fb70e38c0a8a/t/5a29794c0d9297d59bf5bfdf/1512667472646/Jan+C.+Perez+Rosado-Diferencias+dentro+de+una+minoria+las+diferencias+en+los+oficios+de+las+mujeres+en+dos+barrios+de+San+Juan%2C+Puerto+Rico+en+el+191.

Picó, F. (1986). Historia general de Puerto Rico. San Juan: Ediciones Huracán.

Quiles, E. (2003). San Juan tras la fachada: una mirada desde sus espacios ocultos (1508-1900). San Juan: Editorial del Instituto de Cultura Puertorriqueña.

Saloman, R. (2012). Arnold Bennett’s Hotels. Twentieth Century Literature, 58(1), 1-25. Consultado en http://www.jstor.org/stable/41698767.

Sepúlveda, A. (1989). San Juan. Historia ilustrada de su desarrollo urbano, 1508-1898. San Juan: CARIMAR.

Springate, M. (2012). Resorts and Reform: Archaeology at the Wiawaka Holiday House, Lake George, New York. Unpublished paper presented at the Society for Historical Archaeology Conference, Baltimore, MD. Consultado en https://works.bepress.com/meganspringate/17.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

2, 3 … 6, 7: el efecto del género de la salsa en el procesamiento de una lectura y prueba de comprensión

Zahaira J. Cruz Aponte
Departamento de Estudios Hispánicos   
Facultad de Humanidades

Resumen

Este estudio presenta el efecto del género de la salsa sobre el procesamiento de una lectura y prueba de comprensión. Los participantes fueron expuestos a la música de salsa, mientras completaban las tareas de lectura de un texto y una prueba de comprensión. Además, se examinó si los universitarios acostumbrados a realizar tareas académicas, escuchando otro género musical y que les gustaba la salsa lograban mejores resultados que quienes no les gustaba la salsa y habitualmente estudiaban en silencio. Finalmente, se respondió si la música con letra, en contraste con la música sin letra, afecta el procesamiento y la comprensión. Los participantes se sometieron a tres pruebas: silenciosa, musical con letra y musical sin letra. El procesamiento y la comprensión se perjudicaron, principalmente en aquellos que solían estudiar con otra música y les gustaba la salsa. Bajo la música con letra, el procesamiento y la comprensión se perjudicaron.

Palabras claves: música y lenguaje, efecto de la música, procesamiento del lenguaje, procesamiento de lectura, desempeño cognitivo, impacto de la música de salsa

 

Abstract

This research looks at the impact of the salsa music genre in the processing of reading and comprehension. The participants were exposed to salsa music while performing the task of a reading and comprehensive examination Additionally, we examined if university students who are used to do academic assignments while listening to other music forms and liked salsa received better results on those tasks in contrast to those who prefer to study silently and did not like salsa. Finally, we identified what kind of musical compositions (with or without lyrics) worsen processing and understanding. All the participants were given three tests: no music, music with lyrics and instrumental music. Processing and understanding were impacted negatively, mainly in participants who used to study while listening to a different genre than salsa and liked salsa. Likewise, processing and understanding got worse than listening to music with lyrics.

Keywords: language and music, effect of music, language processing, processing of reading, cognitive performance, impact of the salsa music

  

Introducción

El procesamiento y la comprensión del lenguaje han sido temas examinados en la psicolingüística. No obstante, ambas capacidades han sido menos estudiadas en el escenario de escuchar la música simultáneamente [¿con competencias de lenguaje?]. En el caso de la literatura y los estudios existentes relacionados al impacto de la música en el desempeño cognitivo, estos han arrojado resultados contrarios y ambiguos. En la literatura Bernabeu y Goldstein (2009) han documentado que la música beneficia la expresión de emociones profundas, estimula la atención, la capacidad de concentración, la memoria a corto y largo plazo; al igual que, promueve la reflexión y facilita la comunicación verbal, estimulando el uso del lenguaje. Asimismo, Bernabeu y Goldstein (2009) han señalado que la música contribuye al desarrollo de las habilidades sociales. No obstante, Furnham y Bradley (1997) al igual que otros investigadores, han sugerido el efecto negativo de escuchar música, mientras se realizan otras tareas. Dentro del marco teórico psicolingüístico, el procesamiento y la comprensión se consideran modalidades básicas del lenguaje (Frías Conde, 2002). Está establecido que el tiempo que le toma a un participante completar una tarea refleja la complejidad del procesamiento. Este ejercicio se describe como una “actividad mental relativa a los procesos verbales en la que influyen el estado mental, la representación y el proceso” (Frías Conde, 2002, p. 9). Por su parte, el Diccionario de la Real Academia (2017) define la comprensión como la facultad para entender. En la psicolingüística, “la comprensión implica una globalidad”. (Frías Conde, 2002, p. 9). Es decir, que comprender significa entender la totalidad de un discurso. Tales funciones ocurren en el hemisferio cerebral izquierdo, donde se realiza el procesamiento lingüístico. Las habilidades del procesamiento y la comprensión constituyen los objetos de investigación del presente estudio, el cual surgió de la necesidad de aportar más información al debate, considerar participantes acostumbrados a estudiar con música y ofrecer una respuesta basada en una lectura y prueba de comprobación.

El trabajo describe un estudio que se llevó a cabo con universitarios puertorriqueños que, previamente, respondieron a un cuestionario precalificativo, de manera que la mitad de los participantes acostumbraban a estudiar o realizar los deberes académicos con música y les gustaba el género musical de la salsa y la otra mitad, habitualmente no estudiaba con música ni les gustaba la salsa. Dicho estudio valida las definiciones de procesamiento y comprensión empleadas en la psicolingüística. Del mismo, acoge el paradigma de la investigación de la psicolingüística cognitiva, cuyos presupuestos suponen: (i) que explicar fenómenos cognitivos involucra la apelación a entidades mentales, (ii) que estas entidades aparecen como resultado de una organización del cerebro que dota a la mente de cualidades funcionales, (iii) que los fenómenos cognitivos se consideran procesos de cómputos y (iv) la capacidad de procesamiento de datos es limitada (Frías Conde, 2002).

Estado de la cuestión

Antes de reseñar algunos de los estudios, llamaremos la atención sobre los métodos y las variables, que han sido distintos, en las investigaciones que han examinado el impacto de la música sobre el desempeño cognitivo. Preferimos presentar los estudios desde el más reciente hasta los primeros que sirven como bibliografía.

En uno de los artículos publicados, Dolegui (2003) estudió el impacto de los diferentes géneros de la música a intensidades o volúmenes distintos y empleando música fuerte (heavy-rock metal) y música suave (música de piano). En su estudio, Dolegui (2003) utilizó participantes entre las edades de 20 a 41 años, que eran estudiantes de una clase de psicología en la Universidad de Maryland. Cinco pruebas aritméticas con 20 ejercicios cada una (5 de multiplicación, 5 de división, 5 de suma y 5 de resta) fueron empleadas para medir el rendimiento cognitivo. Las puntuaciones de rendimiento se obtuvieron a base de las respuestas en las pruebas de aritmética y resultaron significativamente más altas en silencio que en las otras condiciones. Además, los participantes de la investigación obtuvieron puntuaciones significativamente más altas a baja intensidad que a alta intensidad. Finalmente, en el estudio de Dolegui (2003) no hubo diferencias significativas en los resultados de las pruebas en condiciones de la música fuerte y suave.

En otro estudio Pool, Koolstra y Van der Voort (2003) analizaron el impacto de estar expuestos a los fondos de medios de comunicación en el desempeño de estudiantes de octavo grado (con edad promedio de 14 años). Todos los participantes escucharon de fondo: (i) una telenovela en holandés, (ii) vídeos musicales en inglés, (ii) música de la radio en inglés y (iv) ningún medio de formas separadas. Las tareas consistieron en una prueba en papel y a lápiz y otra de memorización, que incluía temas de geografía e historia. En la tarea de memorización; por ejemplo, estudiaron un mapa con 22 países africanos, luego se les llamaba para que dijeran 15 países que recordaran y en otras, debían memorizar capitales de países africanos. Pool, Koolstra y Van der Voort (2003) encontraron que, de las condiciones presentadas, solo ver una telenovela de fondo disminuyó el desempeño en las tareas en papel y lápiz y la de memorización.

En la década de 1990 y en el grupo de investigadores que interesaban estudiar cómo las diferencias en los individuos afectaban la actuación en tareas cognitivas en la presencia de distracción de música, aparecieron Furnham y Bradley (1997). Estos observaron los efectos distractores de la música pop en los sujetos introvertidos y los extrovertidos. Los participantes se sometieron a una tarea de memorización y a una prueba de comprensión de lectura. Los individuos se expusieron a la música pop y al silencio, mientras completaban las tareas. Los resultados de Furnham y Bradley (1997), quienes habían predicho los mejores resultados en los extrovertidos, reflejaron el efecto perjudicial en la prueba de memorización cuando los participantes de ambos grupos se expusieron a la música pop.

Con resultados positivos del efecto de la música en las tareas cognitivas y en el mismo año de 1997, Cockerton, Moore y Norman (1997) lanzaron un estudio que sugirió que la música facilitaba el desempeño cognitivo. En el estudio de Cockerton y otros (1997), un grupo de universitarios subgraduados completó una prueba en silencio y otra con fondo de música. Las puntuaciones de los participantes que habían completaron la prueba, mientras escuchaban música de tipo relajada, superaron las puntuaciones de aquellos que realizaron la tarea en la condición de no música. Asimismo, Cockerton y otros (1997) señalaron que la mejoría en el desempeño con la música podría estar relacionada al tipo de música expuesta.

Por otro lado, el estudio de Smith y Morris (1977), analizó el efecto de la música sobre la ansiedad, la concentración y el procesamiento intelectual. Los participantes (30 que completaban una carrera en música y 30 en psicología) fueron expuestos a tres condiciones musicales: sedativa, estimulante y a ninguna. Bajo cada condición se les preguntaba a los sujetos sobre su concentración y preocupación emocional, a lo que debían responder con una puntuación del uno al cinco. Además, se les interrogaba sobre la preferencia de la música escuchada. La prueba de desempeño era repetir una serie de números al revés durante cada circunstancia. Entre los resultados, la música estimulante produjo mayor ansiedad que la música sedante, la concentración en ambos grupos resultó mayor en la condición de no música y los participantes se desempeñaron peor cuando escuchaban el tipo de música preferida.

De lo anterior se desprenden las principales maneras en que ha sido indagado el tema del impacto de los diferentes géneros musicales sobre el desempeño cognitivo. Se han documentado investigaciones que se centran en los efectos de la música sobre tareas específicas y otras, interesadas en conocer cómo las características individuales inciden en el desempeño cognitivo bajo las circunstancias de música. En el presente estudio se prefirió analizar el impacto de la música de salsa con letra y sin letra. Asimismo, se optó por organizar los participantes de acuerdo con un hábito de estudio con música y el gusto por el género de la salsa contrario a los sujetos con un hábito de estudio silencioso y que no poseían preferencia por la salsa. A continuación, en una exposición más precisa, la justificación.

Justificación

Basado en la muestra de los estudios reseñados (Cockerton, Moore y Norman, 1997 Dolegui, 2003; Furnham y Bradley, 1997; Pool, Koolstra & Van der Voort, 2003; Smith & Morris, 1977) y los demás estudios examinados, indicamos las justificaciones principales para este trabajo. En primer lugar, ninguna investigación, hasta el momento, ha examinado el efecto del género de la salsa sobre el desempeño cognitivo. En segundo lugar, A pesar de que se ha indagado sobre las diferencias en los participantes con las cualidades de introvertidos y extrovertidos, no se han observado investigaciones [encontraron estudios] que consideraran la variable de los sujetos que comúnmente, antes de las pruebas, realizaban las labores académicas de su universidad, escuchando música y aquellos que preferían completar sus deberes universitarios, estudiando en silencio. En tercer lugar, Así, este estudio, del que aún no existe una conclusión clara y ofrece una referencia con participantes puertorriqueños, aporta al debate presente. Finalmente, ante la variación con la que se ha medido este tema, la presente investigación, aunque a pequeña escala, ofrece una perspectiva del impacto de escuchar el género de la salsa, mientras se completan en particular, una tarea de procesamiento de una lectura y una prueba de comprensión.

Preguntas de investigación e hipótesis

El objetivo central de este estudio era medir el procesamiento en una lectura y la comprensión, en una prueba de comprobación, mientras se escuchaba la música del género de la salsa. Más específicamente, el estudio pretendió dar respuesta a las siguientes preguntas de investigación:

  1. ¿Escuchar música del género de la salsa ejerce un efecto negativo sobre el procesamiento de una lectura, en universitarios, cuando se realizan simultáneamente?

  2. ¿Escuchar música del género de la salsa ejerce un efecto negativo sobre la comprensión de una lectura, en universitarios, cuando se realizan simultáneamente?

  3. ¿Los universitarios acostumbrados a estudiar o realizar tareas académicas acompañadas de otros géneros musicales y que les gusta el género de la salsa, arrojarán mejores resultados en el procesamiento de una lectura bajo la condición de música de salsa con letra, que los participantes que habitualmente estudian y realizan tareas académicas en silencio y no les gusta la salsa?

  4. ¿Los universitarios acostumbrados a estudiar o realizar tareas académicas acompañadas de otros géneros musicales y que les gusta el género de la salsa, arrojarán mejores resultados en una prueba de comprensión bajo la condición de música de salsa con letra, que los participantes que habitualmente estudian y realizan tareas académicas en silencio y no les gusta la salsa?

  5. ¿Escuchar música del género de la salsa con letra, empeorará más el procesamiento de una lectura, que escuchar la música del género de la salsa sin letra?

  6. ¿Escuchar música del género de la salsa con letra, empeorará más la comprensión en una prueba, que escuchar la música del género de la salsa sin letra?

Respecto a la primera y segunda pregunta, se esperaba que escuchar la música del género de la salsa ejerciera un efecto negativo, tanto en el procesamiento como en la comprensión, cuando se realizaban al mismo tiempo. Estas hipótesis están basadas en el presupuesto restrictivo de la psicolingüística cognitiva que postula que la capacidad de procesamiento de datos es limitada. De igual modo, se sostienen bajo la literatura sobre la música que afirma: “La música nos relaja, nos distiende, nos causa placer, nos puede alterar, ensordecer, estimular, excitar, alegrar, entristecer, nos puede traer recuerdos, permitirnos hacer asociaciones, recordar momentos, enojarnos, etc.”. (Federico, 2003, p. 24). De modo que se entiende que la música del género de salsa con su contenido lírico podría despertar todas estas emociones o sensaciones, distrayendo a los participantes. Sobre la tercera y a la cuarta pregunta de investigación, entendíamos que, a pesar de que Smith y Morris (1977) sugirieron que el tipo de música favorita puede emporar la concentración, los participantes acostumbrados a estudiar o realizar las tareas académicas con música, arrojarían mejores resultados en la comprensión y el procesamiento. Relacionado a la quinta y a la sexta interrogante, conjeturamos que la música con letra produciría peores resultados en la comprensión y el procesamiento, basado en el presupuesto de la memoria restrictiva y por la presencia de los códigos de palabras adicional a los tonos en la música con lírica (lo que interpretamos como mayor carga).

Variables

Este estudio estableció como variables dependientes el procesamiento y la comprensión. Las variables independientes pasaron a ser: (i) la música con letra, la música sin letra (versión sin letra) y no música; (ii) las lecturas 1, 2, 3, (iii) las pruebas de comprobación 1, 2, 3 y (iv) el volumen alto.

Metodología

a.  Participantes y grupos

Los sujetos del estudio eran cuatro estudiantes de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. La mitad de los participantes acostumbraba a estudiar o realizar los trabajos académicos con otros géneros de música y les gustaba el tipo de música de la salsa. La otra mitad, habitualmente estudiaba y realizaba los trabajos académicos sin música y no les gustaba la salsa. Se estratificaron los sujetos de manera que cumplieran con estas características y estuvieran equitativamente distribuidos en géneros (femenino y masculino). La media de edad de los participantes fue de 20.5 y el rango de edad varió entre los 19 y los 22 años, edad que se buscó representar.

Al grupo acostumbrado a estudiar o realizar las asignaciones con otros géneros de la música y que le gustaba la salsa, se nombró grupo A (acostumbrado). Al colectivo que habitualmente estudiaba, realizaba las labores académicas en silencio y no le gustaba la salsa, se le llamó grupo B (no acostumbrado). En el caso del grupo A, la primera participante solía realizar los deberes académicos acompañados de la música en el siguiente orden de preferencia: pop, clásica, música popular y rock. En el caso del segundo participante del grupo A, acostumbraba a realizar los trabajos académicos en el orden de preferencia: instrumental, rock, jazz y pop. Ambos participantes de este grupo respondieron que habitualmente escuchaban tales géneros en “ambas lenguas, pero más en inglés”. Todos los participantes eran nativos hablantes del español. Los participantes completaron un cuestionario precalificativo de manera que pudieran representar las características que se buscaban para el estudio. Los dos grupos se sometieron a las mismas pruebas.

b.  Instrumentos

1.   Cuestionario precalificativo

Primeramente, se utilizó un cuestionario precalificativo que permitió seleccionar los participantes de acuerdo con los criterios de la Tabla 2. El cuestionario preguntó si eran estudiantes universitarios, la edad, el género, si acostumbran a estudiar o realizar los trabajos académicos con música; así como los géneros de música en orden de preferencia, si respondían que sí a la pregunta previa. Además, se les preguntó a los participantes del grupo A en qué lenguas solían escuchar las canciones de ese o esos géneros y si les gustaba o no el género de la salsa.

2.   Pruebas experimentales

Todos los participantes se expusieron a las siguientes pruebas en este mismo orden: prueba 1: silenciosa (prueba sin música); prueba 2: música con letra; prueba 3: música sin letra. Entre cada prueba se proveyó un espacio de un minuto para la preparación del siguiente experimento.

3.   Canciones

Las canciones escuchadas durante las pruebas 2 y 3 eran del género de la salsa y pertenecían al mismo artista. En la prueba 2 (música con letra) se escuchó “Este amor” de Gilberto Santa Rosa, cantante puertorriqueño conocido internacionalmente como “el caballero de la salsa”. En la prueba 3 (música sin letra) sonó la canción “Perdóname” del mismo autor en la versión sin letra.

4.   Lecturas

Se seleccionaron tres crónicas con una extensión de 465 a 622 palabras. Las lecturas para medir el procesamiento eran: primero, fragmentos de “La mujer que escribió un diccionario” de Gabriel García Márquez, escritor y periodista colombiano. Luego, “Descanso frente al mar” y “¿Todos somos fotógrafos?” de la profesora y periodista puertorriqueña, Ana Teresa Toro. Las lecturas quedaron distribuidas de la siguiente manera:

5.   Pruebas de comprensión

Se elaboraron tres pruebas de comprensión de lectura, una por cada crónica. Cada prueba contenía ocho preguntas objetivas cerradas que mezclaban premisas generales y específicas. Se ofrecían cuatro alternativas. Todas las alternativas correctas poseían un valor de un punto, el equivalente a 12.5%. Una puntuación perfecta era; por ejemplo, ocho de ocho, equivalente a 100%.

c.   Procedimiento

En un aula se suministraron las pruebas a los participantes en ocasiones separadas. Al participante, se le solicitó que leyera con la normalidad que acostumbra a hacerlo y se le advirtió, que luego completaría una prueba de comprensión. Al mismo tiempo que iniciaban la lectura, se encendía la música en las pruebas 2 y 3. Recordemos que la prueba 1 era en silencio. El participante desconocía a la música a la que sería expuesto hasta que la escuchaba. El tiempo de lectura se contabilizó. Una vez concluida la lectura, el participante lo indicaba, levantando la mano y la investigadora detenía y escribía el tiempo marcado en el cronómetro. Luego, la investigadora recogía la lectura y entregaba la prueba de comprensión para la que no se contabilizaba el tiempo. Una vez el participante, entregaba la prueba de comprensión, se concedía un minuto de descanso y se iniciaba la próxima prueba hasta culminar los tres experimentos.

d.   Análisis cuantitativo

Para las medidas de procesamiento de una lectura y la prueba de comprensión se empleó la hoja de evaluación del Manual del Curso de Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria. Para medir el procesamiento se contaron las palabras leídas por minuto. Esta medida se logra dividiendo la cantidad de palabras en el texto entre el tiempo de lectura cambiado a decimal que demoró el participante. Para determinar la comprensión se obtuvo el porciento de comprobación obtenido en la prueba de selección múltiple. Esta medida se logra dividiendo la cantidad de puntos correctos entre el valor total. El total en todas las pruebas era ocho. Si el participante obtuvo seis respuestas correctas (seis puntos), esa cantidad se divide entre ocho. Por ejemplo, seis entre ocho es igual a 75%. Este ejemplo correspondió al participante 1 del grupo A. Para presentar los resultados se obtuvieron los promedios del procesamiento y la comprensión en cada prueba.

Resultados

Examinemos los resultados de las preguntas de la investigación. Para facilitar la lectura de los datos se presentan los resultados a base de los promedios del procesamiento (palabras leídas por minuto) y la comprensión (porciento de preguntas correctas).

Para contestar la pregunta 1, el estudio demostró que escuchar música del género de la salsa ejerció un efecto negativo sobre el procesamiento de una lectura, en universitarios, cuando se realizaron simultáneamente. En la prueba 1 los participantes lograron leer unas 50 palabras por minuto más que en la condición de la prueba 2. Con mayor exactitud, los participantes lograron leer un promedio de 198 palabras por minuto en la prueba 1 y 150 palabras por minuto en la prueba 2.

En la pregunta 2, el estudio arrojó que escuchar música del género de la salsa perjudicó la comprensión en una prueba de comprensión de lectura, en universitarios, cuando se realizan simultáneamente. En la prueba 1 los universitarios alcanzaron un 88%; mientras que, en la prueba 2 lograron un 66%.

Para la tercera pregunta, los universitarios acostumbrados a estudiar o realizar tareas académicas acompañadas de otros géneros musicales y que les gusta el género de la salsa (grupo A), arrojaron peores resultados en el procesamiento de una lectura bajo la condición de música de salsa con letra, que los participantes que habitualmente estudian y realizan las tareas académicas en silencio y no les gusta la salsa (grupo B). El grupo A leyó unas 129 palabras por minuto; mientras, que el grupo B, bajo las mismas circunstancias, leyó unas 170 palabras por minuto. Esto parece concordar con la sugerencia de Smith y Morris (1977) de que los participantes se desempeñan peor en las tareas cuando escuchan su género de música favorito.

Del mismo modo, en la cuarta pregunta, los universitarios acostumbrados a estudiar o realizar las tareas académicas acompañadas de otros géneros musicales y que les gusta el género de la salsa (grupo A), arrojaron peores resultados en una prueba de comprensión bajo la condición de música de salsa con letra, que los participantes que habitualmente estudian y realizan tareas académicas en silencio y no les gusta la salsa (grupo B). En la prueba de comprensión el grupo A alcanzó casi un 60%; en cambio, el grupo B que logró un 75%. Estos datos coinciden con Smith y Morris (1977).

En la quinta pregunta, la música con letra empeoró el procesamiento de la lectura más que la música sin letra en los participantes del estudio. Bajo la condición de la prueba 3, los participantes leyeron un promedio de 182 palabras por minutos, contrario a 150 palabras por minuto leídas en la prueba 2. Esto significa unas 30 palabras leídas por minuto más, cuando se escucha la música de la salsa sin letra simultáneamente.

Por último, para la pregunta seis, este estudio demostró Escuchar música del género de la salsa con letra (prueba 2) empeoró la comprensión en aproximadamente un 5% más que escuchar la música del género de la salsa sin letra en los participantes. El promedio de comprensión (porciento de palabras correctas) en la prueba 3 se elevó a 72%, contrario a 66% en la prueba 2.

Conclusiones

Se considera que el procesamiento y la comprensión representan dos modalidades básicas del lenguaje (Frías Conde, 2002). La literatura existente sobre el impacto de escuchar la música sobre el desarrollo cognitivo ha ofrecido resultados ambiguos En términos generales, esta investigación examinó si escuchar la música del género de la salsa perjudica el procesamiento en una lectura y la comprensión en una prueba de comprobación en universitarios puertorriqueños.

Finalmente, la música de salsa con letra perjudicó más el procesamiento y la comprensión, en contraste que la música de salsa sin letra. No obstante, en el caso del procesamiento, bajo la condición de la música con letra se leyeron unas 30 palabras menos y en la situación de la comprensión, la reducción bajo la condición de música con letra resultó de solo un 5%.

 

Referencias

Bernabeu, N. & Goldstein, A. (2009). Creatividad y aprendizaje: el juego como herramienta pedagógica. Madrid, España: Narcea, S. A., de Ediciones.

Cockerton, T., Moore, S. & Norman, D. (1997). Cognitive Test Performance and Background Music. Perceptual and Motor Skills, 85 (3, Pt 2), 1435-1438.

Dolegui, A. (2013). The Impact of Listening to Music on Cognitive Performance. Inquiries Journal: Social Sciences, Arts and Humanities, 5(9), 1-11. Consultado en http://www.inquiriesjournal.com/articles/1657/the-impact-of-listening-to-music-on-cognitive-performance.

Federico, G. (2003). Música prenatal reflexiones para compartir con el bebé durante su gestación (1ra ed.) Buenos Aires: Kier.

Frías Conde, X. (2002). Introducción a la psicolingüística. Ianua. Revista Philologica Romanica, Suplemento 06, 1-36. Consultado en https://issuu.com/javieroquendo/docs/introduccion_a_la_psicolinguistica.

Furnham, A. & Bradley, A. (1997). Music While You Work: The Differential Distraction of Background Music on the Cognitive Test Performance of Introverts and Extraverts. Applied Cognitive Psychology, 11(5), 445-455. Consultado en doi=10.1.1.1000.1425&rep=rep1&type=pdf.

Pool, M.M., Koolstra, C.M. & Van der Voort, T.H.A. (2003). The Impact of Background Radio and Television on High School Student’s Homework Performance. Journal of Communication, 53 (1), 74-87. Consultado en https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.2003.tb03006.x.

Real Academia Española. (2017). Comprensión. En Diccionario de la Lengua Española (22va ed.). Consultado en http://dle.rae.es/?id=A37FnFc.

Smith, C.A. & Morris, L. W. (1977). Differential Effects of Stimulative and Sedative Music Anxiety, Concentration, and Performance. Psychological Reports, 41(3), 1047-1053. Consultado en https://doi.org/10.2466%2Fpr0.1977.41.3f.1047.

Toro, A. (2015). Las narices de los perros: Crónicas (1ed). San Juan: Ediciones Callejón.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .

Mensaje de las editoras

Paola A. Schiappacasse, Ph.D.
Arqueóloga, Catedrática Auxiliar (por término), Departamento de Sociología y Antropología
Facultad de Ciencias Sociales, UPR RP

¡BIENVENID@S al nuevo número de tu Revista [IN]Genios! Para mí es un honor continuar la labor iniciada por nuestro anterior editor el Dr. John Stinson, quien logró exitosamente darle vida y forma a esta revista. En esta nueva etapa, en la que me incorporo de manera oficial como editora, quiero dejar patente mi compromiso de continuar su legado. Agradezco el apoyo que he recibido del Dr. Stinson y la Dra. Miriam Lugo, al igual que resalto la magnífica labor realizada por Sa. Zobeida Díaz Pérez, Gerente General del Programa iINAS. Como en números anteriores, reiteramos el compromiso de [IN]Genios con los estudiantes subgraduados y su producción intelectual.

En estos momentos estamos recibiendo propuestas para el volumen 5(2) que saldrá publicado el lunes, 16 de abril de 2019. A tales efectos, hemos abierto una convocatoria especial donde el estudiantado someta sus trabajos completados durante el semestre pasado y/o presentados en conferencias y simposios. Tampoco podemos olvidar la actividad creativa que muchos de ustedes cultivan en conjunto con sus compromisos académicos. El último día para participar en esta convocatoria es el 1 de noviembre de 2018. Como en ocasiones anteriores, la misma está abierta a todos aquellos estudiantes a tiempo completo, matriculados en cualquiera de los programas subgraduados que se ofrecen en el Sistema de la Universidad de Puerto Rico, la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico, y el Conservatorio de Música de Puerto Rico. Les adelantamos que La SEXTA CONVOCATORIA estará abierta del 22 de abril al 31 de mayo de 2019. Como siempre, disfruta y comparte tu revista.

 

PORQUE LO IN SE ENCUENTRA EN LA GENIALIDAD.

Revista [IN]Genios, Vol. 5, Núm. 1 (octubre, 2018).
ISSN#: 2374-2747
Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
© 2018, Copyright. Todos los derechos están reservados.

Posted on October 13, 2018 .