Actitudes y creencias de los padres en Puerto Rico con respecto a la vacunación de sus hijos

Amarilys Asencio Torres
Programa Interdisciplinario en Ciencias Naturales
Facultad de Ciencias Naturales

Resumen:

La vacunación ha sido uno de los logros más grandes de la ciencia para la humanidad. Gracias a esto se ha podido disminuir la prevalencia, incidencia y mortalidad de enfermedades infecciosas en grandes poblaciones. Consecuentemente, se recomienda la inmunización de los niños desde el momento de su nacimiento. En los últimos años se ha identificado un mayor número de padres con tendencia a no vacunar a sus hijos para protegerlos de los posibles efectos secundarios. El objetivo de este estudio fue conocer las actitudes y creencias en dos grupos de padres, con respecto al proceso de vacunación de sus hijos. Esta investigación se realizó en base a una encuesta administrada a dos grupos: uno de padres en un centro comercial y otro de padres practicantes de educación en el hogar (“homeschooling”). Se analizaron los datos usando pruebas t de diferencia y pruebas de correlación de Pearson. Se encontró que un 2.85% de los padres reclutados en el centro comercial no vacunó a sus hijos, mientras que en el otro grupo fue de 20%. Se caracterizaron ambos grupos y se pudo concluir que la escolaridad del padre no tiene relación con las creencias respecto a la vacunación (r=-0.113, p=0.142 vs. r=0.069, p=0.485). Nuestros resultados concuerdan con otras investigaciones donde una minoría de padres presenta desagrado y actitudes negativas con el proceso de vacunación para sus hijos. Esta investigación establece una descripción inicial de esta controversia en dos grupos de padres puertorriqueños que puede promover futuras investigaciones además de realizar una campaña educativa.

Palabras clave: vacunas, inmunización, educación en el hogar, exención de vacunación, autismo.


Abstract:

Vaccination has been one of the most important success from science to mankind. Thanks to this there has been a huge reduction in the incidence, prevalence and mortality from infectious diseases that affected entire populations through history. Consequently, the immunization of children is highly recommended since the day of birth and during growth. In the past years we have seen an increment of parents that are hesitant to vaccines for their children, this in order to protect them from possible side effects. The objective of this study was to know the attitudes and beliefs of two samples of parents living in Puerto Rico, regarding the process of immunization of their children. This investigation was realized using a survey that was provided to both samples: the first group was composed of parents visiting a shopping mall and the second was a group of homeschoolers parents. We analyzed data using difference t test and Pearson’s correlation. We found that 2.85% of the parents from the shopping mall did not vaccinate their children, meanwhile in the other group, the homeschoolers parents, we found a 20%. As part of the survey we took demographic information from the participants and we concluded that there was no relation between their beliefs and attitudes with their scholarship in both groups (r=-0.113, p=0.142 vs. r=0.069, p=0.485). Our results were similar to others investigations where we can see a minority of parents that are against vaccination and present negatives attitudes of the process. This investigation establish an initial description of this controversy in both groups of Puerto Ricans parents that could promote further investigations and implement an educative campaign.

Keywords: vaccine, immunization, homeschooling, vaccine exemption, autism.


Introducción1

El desarrollo de las vacunas fue uno de los eventos más importantes en la historia de la ciencia. En el siglo XVIII, Edward Jenner fue el pionero en la creación de una vacuna contra la viruela y por esto se le conoce como el padre de la inmunología (Murphy, 2012). Gracias a esto, con el tiempo se ha podido disminuir grandemente la tasa de mortalidad de muchas enfermedades contagiosas. Por ejemplo, en Estados Unidos, en los pasados 100 años, se redujo el número de niños que murieron por polio de 15,000 a 0, los de sarampión de 3,000 a 0, rubéola de 20,000 a 0 y de tos ferina decreció de 8,000 a menos de 20 (Plotkin, Orenstein & Offit, 2013). Hoy, estas son las vacunas que son recomendadas: hepatitis B (HepB), rotavirus (RV), difteria-tétano-tosferina (DTaP), meningitis (Hib), pneumococo (PCV), polio (IPV), varicela (CDC), hepatitis A (HepA) y paperas-sarampión-rubéola (MMR) (CDC, 2014). En la actualidad, los niños desde el momento de nacimiento comienzan a recibir una serie de vacunas, las cuales han sido probadas y mejoradas a través de los años, con el fin de proveer bienestar a toda la sociedad.

En los Estados Unidos y Puerto Rico la vacunación es compulsoria para todo niño que ingrese a cualquier nivel o grado de educación hasta escuela superior. Los sistemas universitarios locales también exigen evidencia de vacunación reciente como un criterio no académico de admisión. A pesar de esto, existen unas leyes que les permiten a los padres la exención de las vacunas para sus hijos. La Ley #25 falta año] en la Isla permite la exención por dos razones: algún motivo médico certificado por un doctor, que comprometan la salud del niño o por motivos religiosos. Este problema es uno muy preocupante y nos perjudica a largo plazo. Se pudiera llegar a la ruptura de nuestra inmunidad de grupo (“herd immunity”), esto es, la protección de una gran población contra enfermedades infecciosas atribuido por la vacunación a través del tiempo, e incluso esto le brinda cierta protección a las personas que no estén vacunadas, pues el riego a exponerse a la enfermad es mínimo. (Murphy, 2012) Las razones para decidir no vacunar pueden variar conforme a las creencias de cada padre.

Parte de esta responsabilidad se le puede atribuir a resultados presentados en un estudio científico que cambiaron la perspectiva de muchas personas. (Leask, Booy & McIntyre, 2010) En el 1998, Andrew Wakefield, junto a otros investigadores, encontró una relación entre ciertas vacunas infantiles y desórdenes en el desarrollo o autismo y enfermedades gastrointestinales en doce niños. En la publicación se argumenta que también existe una relación entre la vacuna de sarampión, paperas y rubéola (MMR por sus siglas en inglés) con el desarrollo de autismo. (Wakefield et al., 1998) Luego de esta publicación hubo un incremento en el miedo colectivo hacia la vacuna de MMR y consecuentemente hubo una reducción en la inmunización de niños. Doce años después, el Consejo General de Medicina del Reino Unido probó que los resultados ofrecidos por Wakefield fueron alterados y, por ende, invalidaron su investigación y le retiraron su licencia de médico. (Leask et al., 2010) Estas declaraciones erróneas de Wakefield cambiaron en gran medida la percepción de muchas personas en relación a las vacunas en general. A través de estos años esta información ha llegado a todo el mundo a través de la internet, revistas, periódicos y otros medios.

Existe una tendencia en varios países europeos y latinoamericanos a observar y registrar un leve aumento en la frecuencia decisional por parte de padres quienes no favorecen la vacunación. Éstos además, en ocasiones, optan por la alternativa de la educación en el hogar o “homeschooling”. En los Estados Unidos también, se ha visto un comportamiento semejante en las posturas de algunos padres. Por ejemplo, en el año 2011, una muestra de padres norteamericanos que participaron de una encuesta nacional de inmunización, reportó que un 5.8% de un total de 17,313 padres rechazaron cualquier tipo de vacunación para sus hijos. Algunas de las razones dadas por estos padres fueron: habían escuchado que las vacunas provocaban autismo, estaban preocupados por los efectos secundarios y que habían leído o escuchado cosas negativas de las vacunas a través de los medios de comunicación. (Smith et al., 2011) Es por esto que la comunidad científica en los últimos años se ha dado a la tarea de realizar investigaciones, a nivel mundial, para devolver la confianza de todas las personas en las vacunas.

Diversos estudios realizados en torno a la deseabilidad o no de la vacunación, se han enfocado en corroborar la seguridad de las vacunas y en buscar si existe una relación entre la administración de éstas y el autismo. Con estas investigaciones la comunidad científica está tratando de brindar una nueva perspectiva con relación a este controversial problema. Recientemente, en otra investigación realizada en Estados Unidos (95,727 niños) el resultado no halló relación entre la vacuna de MMR y el desarrollo de autismo. (Jain, Marshall, Buikema, Bancroft, Kelly & Newschaffer, 2015)

Como anteriormente se mencionó, renglones o grupos entre quienes comparten las creencias y precepciones negativas sobre la vacunación, se caracterizan por padres quienes prefieren y practican la educación en el hogar con sus hijos. Tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos la población que realiza la educación en el hogar es muy pequeña y, probablemente, pertenece a una estrata socioeconómica particular. No obstante, los datos demográficos sugieren la posibilidad de que esta práctica esté evidenciando un incremento con el paso de los años, al menos, en los Estados Unidos. Por ejemplo, en ese país, para el 2003, había un total de 1.1 millones de familias que educaban a sus niños en el hogar. Para el 2008, esa cifra aumentó a casi dos millones. (Thorpe, Zimmerman, Steinhart, Lewis & Michaels, 2012) La información en Puerto Rico no es tan precisa. Esto es así en gran medida, debido a que el Departamento de Educación no mantiene registro sobre la educación en el hogar, aunque sí hay información limitada en el Consejo General de Educación. (Álvarez Reyes, 2006) De acuerdo a un artículo publicado en la prensa local, se estima que entre 4,000 a 5,000 familias practican la educación en el hogar. (Acevedo, 2012) Las razones por las cuales estos padres deciden optar por este tipo de educación son variadas. Al mismo tiempo podemos encontrar en que algunos hay cierta resistencia a la vacunación. En un estudio realizado a una muestra de 124 padres educadores en el hogar en el estado de Pensilvania, un 6% de la población no había vacunado a sus hijos y un 56% no había completado todas las vacunas o le faltaba al menos una (Thorpe et al, 2012).

Con los avances tecnológicos concurrentes con la época, sabemos que la información está mucho más accesible gracias a la internet. Es por esto que muchos padres buscan educación con respecto a la salud de sus hijos usando la internet y no necesariamente buscando la orientación de un pediatra o algún otro profesional de la salud. De acuerdo a una investigación en la que se identificó el tipo de información que las personas pueden encontrar fácilmente a través de la internet usando palabras claves como: “vacunas”, “inmunización”, “autismo”, “efectos secundarios”. Encontraron que la información más común repetida en casi todas las páginas web que estudiaron fueron: que las vacunas provocan enfermedades idiopáticas, que la vacuna MMR provoca autismo, las vacunas que han sido contaminadas en su producción o transportación siguen siendo vendidas en el mercado, una gran cantidad de vacunas puede afectar tu sistema inmunológico, los efectos secundarios no se reportan debidamente, las enfermedades por las que se vacunan a los niños ya no existen y que la venta de las vacunas tenían un fin económico a favor de las farmacéuticas que las producen y las personas que la administraban. (Wolfe, Sharp & Lipsky, 2002) Estas prácticas pueden provocar grandes daños a la sociedad. Un ejemplo de esto lo es el brote de sarampión ocurrido en el oeste de Estados Unidos, donde se reportaron 125 casos en 17 estados desde diciembre de 2014 hasta febrero 2015; la mayoría de ellos eran niños que no habían recibido la vacuna. (Zipprich, Winter, Hacker, Xia, Watt & Harriman, 2015)

El objetivo de esta investigación es conocer cuáles son las actitudes y creencias de los padres puertorriqueños. Este es un tema controversial y novedoso, sin embargo, no se ha explorado la percepción de los padres puertorriqueños en esta temática, por ende, no se encontró literatura científica de Puerto Rico. Es importante conocer si la tendencia observada en los Estados Unidos, de padres que no están vacunando a sus hijos, se repite en Puerto Rico. De ser así, entonces, veremos que la población que no vacuna a sus hijos muestra actitudes y creencias en contra de la seguridad de las vacunas y sus efectos secundarios. También se espera que en el grupo de los educadores en el hogar se observen más padres en contra de la vacunación. Esta investigación pretende caracterizar las creencias y actitudes de un grupo padres en Puerto Rico.


Metodología

Se realizó un estudio transversal en dos muestras independientes, no probabilísticas, no representativas de la población de interés. La población de interés en este estudio son todos los padres mayores de 21 años, residentes en Puerto Rico. Esta investigación se realizó utilizando una metodología cuantitativa y descriptiva, a través del diseño de encuesta. Para la recopilación de los datos se utilizó un cuestionario, desarrollado por la investigadora, basado en las investigaciones de Opel D. et al en el 2011 y de Freed, G.L. et al en el 2010. Se efectuó un escogido de premisas de los dos instrumentos previamente validados. Se practicó un juicio de experto para determinar si la traducción fue la correcta.

El cuestionario fue administrado a dos grupos de padres mayores de 21 años en Puerto Rico. El primer grupo se seleccionó en el centro comercial Plaza las Américas en San Juan, este fue un muestreo casual. El segundo grupo se compone de padres quienes practican educación en casa. Este muestreo fue intencional y por conveniencia, ya que se caracterizó previamente que esta población posee ciertas tendencias a no creer en la vacunación (Thorpe et al., 2012). Se obtuvo una muestra total de 279 padres que decidieron voluntariamente participar de la encuesta, no se les ofreció ningún tipo de incentivo a los participantes. La distribución fue de 175 participantes en el centro comercial y 104 participantes de grupos de padres educadores en el hogar. Para reclutar a los padres del segundo grupo se contactaron a los líderes de varios grupos de educación en el hogar, para asistir a sus reuniones mensuales con su consentimiento.

En ambos grupos se cumplió el mismo procedimiento, en donde se comenzó por explicar en qué consistía la investigación de manera individual y, si accedían, se procedió a leerles la hoja de consentimiento, explicar alguna duda que tuviesen y firmarla, luego se le dejó un tiempo a solas al participante para que contestara el cuestionario. La encuesta consistía de 21 premisas divididas en tres partes: en la primera llenaban la información demográfica para detectar las variables: edad, educación e ingresos; en la segunda parte sus actitudes y en la tercera una escala de Likert para conocer sus creencias. Siempre se le notificó que su participación era de manera voluntaria y, que de sentirse incómodo, podía desistir de hacerlo o dejar la premisa en blanco.

Tabla #1: Características demográficas de las muestras de padres pertenecientes al grupo #1, centro comercial y grupo #2, educadores en el hogar encuestados en febrero de 2015

Criterios

Centro Comercial Plaza Las Américas, Núm. (%)

Padres educadores en el hogar, Núm. (%)

Edad

21-29

58 (33.52)

9 (8.65)

30-39

60 (34.68)

51 (49.03)

40-49

37 (21.38)

29 (27.88)

> 50

18 (10.4)

15 (14.42)

Educación

Escuela Superior

22 (12.86)

12 (11.53)

Grado Asociado o Curso Técnico

44 (23.73)

20 (19.23)

Bachillerato

71 (41.52)

49 (47.11)

Maestría

29 (16.95)

18 (18)

Doctorado

5 (2.92)

5 (5)

Ingresos Anuales

< 20,000

57 (35.84)

31 (39.29)

20,001-35,000

46 (28.93)

24 (25)

35,001-50,000

32 (20.12)

25 (26.04)

> 50,001

24 (15.09)

16 (16.67)

Los datos fueron recopilados de manera independiente y analizados usando los programas Minitap Statistical Software® y Microsoft Excel®. Para el análisis se realizaron pruebas t de diferencia para comparar los promedios de ambos grupos y correlación de Pearson para medir si las variables: edad, educación e ingreso, tienen alguna relación con las actitudes de los encuestados.

La investigadora recibió el permiso del Comité Institucional para la protección de los Seres Humanos en la Investigación (CIPSHI), el 20 de enero de 2015. (IRB-00000944) Este comité es una rama del “Institutional Review Board”, conocido como IRB por sus siglas en inglés.


Resultados

Las muestras fueron descritas cualitativamente para crear un perfil general de ambos grupos. Se describieron estas poblaciones de acuerdo a los factores de edad, educación e ingreso (Tabla #1). Ambas muestras presentaron una distribución normal en los tres aspectos evaluados. El primer objetivo de esta investigación consistía en saber si se repite el patrón de padres que no vacunan a sus hijos, que se describe en otras investigaciones. Se encontró que un 2.85% de padres encuestados en el centro comercial no vacunó a sus hijos, mientras que en los grupos de padres pertenecientes a “homeschooling” el 20% de la muestra no vacuna. (Tabla #2)

En la segunda parte del cuestionario se presentaron premisas para indagar en las creencias del participante. Se le otorgaba un valor de 5 puntos por premisa a un padre que demostrara un grado de aceptación y confianza a las vacunas en general. Un individuo podía alcanzar un máximo de 65 puntos en esta parte, con esto se promediaron las respuestas de ambos grupos obteniendo 44.16 ±0.92 el grupo del centro comercial y 35.7 ±1.02 el grupo de padres educadores en el hogar.

Tabla #2: Actitudes de los padres encuestados en el centro comercial Plaza las Américas y en los grupos de “Homeschooling”

Plaza las Américas
(%)

“Homeschooling”
(%)

Premisa

No

No sé

No

No sé

1.¿Vacunó a sus hijos?

95

3

2

80

20

0

2.¿Cumplió con los refuerzos establecidos para cada vacuna?

90

6

3

58

40

1.90

3.¿Alguna vez decidió retrasar el refuerzo por otras razones de enfermedad o alergias del niño?

32

65

3

51

49

0

4.¿Alguna vez decidió no colocarle los refuerzos por otra razón?

13

84

4

44

55

1

5.¿Si tuviera otro hijo le pondría vacunas?

87

9

4

38

48

14

6.La única razón por la que vacunó es para que puedan entrar a la escuela, colegio o cuido.

28

72

0

--

--

--

7.Conozco a alguien que tuvo una mala reacción a alguna vacuna.

28

71

0.5

64

35

1

Los programas Minitab® y Microsoft Excel® fueron utilizados para realizar los correspondientes análisis estadísticos descriptivos e inferencial. Los datos fueron analizados también haciendo pruebas t de diferencia y correlación de Pearson. Consecuentemente, entre ambos grupos se encontró que hay diferencias significativas en cuanto a los puntajes obtenidos (t=-8.86, p<0.0001). Se comparó la puntuación obtenida del grupo de Plaza las Américas con el valor de 39 y se encontró una diferencia que va por encima del valor medio (t=9.29, p<0.0001). Mientras que el grupo de educadores en el hogar obtuvo una diferencia negativa al valor escogido (t=-4.05, p<0.0001). Se correlacionaron los datos demográficos evaluados: edad, educación e ingreso y se compararon con las puntuaciones obtenidas para ambos grupos. Se quería conocer si existía una influencia entre estas variables con las creencias de los padres con respecto a la vacunación. En el grupo del centro comercial no se encontró relación con la edad y el puntaje obtenido (r=-0.003, p=0.968); tampoco hubo relación entre los puntajes y la educación (r=-0.113, p=0.142), ni en el ingreso y la puntuación (r=0.013, p=0.872). En el segundo grupo, los padres educadores en el hogar también se realizó este análisis y se encontró que no hubo relación entre la edad y los puntajes (r=0.170, p=0.084), ni en la educación y la puntuación (r=0.069, p=0.485), ni en el ingreso y la puntuación (r=0.062, p=0.547).

En cuanto a las creencias se observaron en algunas premisas que muchos padres presentaban creencias en contra de la vacunación (Tabla #3). Se analizaron las premisas de manera individual realizando pruebas t, comparando ambos grupos. Se escogieron las premisas que no obtuvieron diferencias significativas, lo que indica que en ambos grupos contestaron de manera similar, esto nos muestra que ambas poblaciones comparten esas creencias. Una de las premisas fue “Creo que las vacunas provocan autismo”, donde no se observaron diferencias significativas (t=-1.74, p=0.078). El por ciento que estaban completamente de acuerdo o de acuerdo con esta premisa fue de un 14.53% de los padres en el centro comercial y un 46.50% de los educadores en el hogar. Se escogió también la premisa “Es mejor que mi hijo desarrolle inmunidad enfermándose que recibiendo una vacuna” que tampoco presentó diferencias significativas entre ambos grupos (t=-1.89, p=0.066).

Discusión

En este estudio se pudo documentar las actitudes y creencias de una muestra de padres puertorriqueños, sobre el proceso de vacunación de sus hijos. En la muestra recopilada se observó que en el grupo de padres del centro comercial –un 2.8% de la muestra– no vacuna a sus hijos mientras que en los educadores en el hogar son el 20% los que no vacunan. Con esto, se pudo llegar a la conclusión de que en la muestra recopilada también existe un patrón similar al presentado en las investigaciones mencionadas en este trabajo. Se pudo observar que no existe relación en la edad, la educación, ni los ingresos con sus creencias, en ambos grupos.

Tabla #3: Creencias de los padres encuestados en el centro comercial Plaza las Américas y en los grupos de “homeschooling”

Plaza las Américas (%)

“Homeschooling (%)

Premisas

Completamente de acuerdo

De acuerdo

No sé

Desacuerdo

Completamente en desacuerdo

Completamente de acuerdo

De acuerdo

No sé

Desacuerdo

Completamente en desacuerdo

1. Los niños reciben más vacunas de las que son necesarias.

21

16

32

23

8

57

21

12

6

2

2. Es mi rol como padre cuestionar sobre las vacunas.

67

26

4

2

2

89

14

0

0

0

3. Creo que las enfermedades de las que te protegen las vacunas son peligrosas.

48

33

8

7

4

29

42

14

10

4

4. Creo que las vacunas provocan autismo

9

6

41

26

18

19

27

41

6

6

5. Es mejor que mi hijo desarrolle inmunidad enfermándose que recibiendo una vacuna

12

11

16

37

24

23

27

15

16

12

6. Para evitar efectos secundarios es mejor que no le suministren muchas vacunas a la vez.

24

24

18

23

12

58

19

8

11

5

7. La vacunación es una buena manera de mantenerlos seguros de enfermedades.

44

37

10

7

2

16

28

17

21

18

8. Mis hijos no necesitan estar vacunados de enfermedades que ya no existen.

13

12

12

37

26

29

30

12

18

12

9. A veces me preocupan los efectos secundarios de las vacunas.

40

45

6

7

2

72

21

2

3

2

10. He discutido con mi pediatra las dudas acerca de las vacunas de mi hijo.

51

34

7

4

4

62

27

3

5

4

11. Generalmente hago lo que mi pediatra me recomienda.

46

40

3

9

2

23

50

6

17

5

12. Confío plenamente en el pediatra de mi hijo.

48

39

7

5

2

34

43

12

8

4

13. Confío en la información que recibo sobre la vacunación.

38

35

16

8

4

18

24

21

20

18

Hay una minoría de padres que están mostrando resistencias a la seguridad de las vacunas y se están preocupando por los efectos secundarios de las mismas, optando por no administrárselas a sus hijos. El grupo del centro comercial se estudió con el fin de conocer las actitudes y creencias de un grupo de padres puertorriqueños que no muestran afinidad ni a favor o en contra del tema estudiado. Se observaron en varias premisas que hay mucha confusión en este tópico, se pudo observar con el porcentaje de padres que marcaban “no sé” en algunas premisas e incluso en los promedios de las creencias. Los padres no están bien informados en este tema y muchos de ellos expresaron su incomodidad de manera verbal con la investigadora al momento de llenar el cuestionario.

Otra investigación realizada con padres que educan en casa, sugiere que existe un patrón en donde los participantes no creen o no confían en la vacunación, un 49% de la muestra de 124 padres creían que las vacunas provocaban autismo (Thorpe et al., 2012). Este dato compara con los obtenidos en esta investigación, donde se obtuvo un 46.50% de un total de 104 padres practicantes de educación en el hogar que también creían que las vacunas provocan autismo. Se pudo confirmar que estos grupos minoritarios tienen ciertas tendencias a no creer y no confiar en la vacunación por temor a que sus hijos queden afectados por los efectos secundarios de las mismas.


Conclusión

Entendemos que el presente trabajo constituye un primer paso para establecer un perfil general de dos grupos de padres en Puerto Rico, en los aspectos demográficos, en actitudes y creencias. Se validó la hipótesis ya que se observó que sí hay un grupo de padres que no están a favor de la vacunación que, aunque es pequeño, puede ir incrementando con los años. Se pudo comprobar que en términos de actitudes y creencias, los padres que practican educación en el hogar tienden a mostrar más resistencia a la vacunación que la población general. Se observó que no existe relación entre las actitudes y creencias de los padres con su edad, educación e ingresos económicos en ambos grupos. En otras investigaciones realizadas en Estados Unidos, tampoco encontraron relación entre la educación de los padres con las preocupaciones que tenían sobre las vacunas (Gust et al., 2004). También se notó en ambos grupos que, aunque los padres expresaban que sí vacunaban a sus hijos, mostraban cierta desconfianza y dudas con las mismas; esto se comprueba con los promedios de las premisas.

La investigación puede servir para motivar a otros profesionales de la salud a implementar nuevas estrategias educativas sobre la vacunación que incluyan charlas o talleres para los padres y que éstas ayuden a clarificar las dudas y preocupaciones además de proveer mayor educación sobre el tema. Trabajar con padres que se resisten a la vacunación es un trabajo arduo para los profesionales de la salud y requiere que la persona muestre mucho conocimiento sobre el tema y demuestre confianza a estos padres (MacDonald, 2013). Sería importante ampliar esta investigación para obtener una muestra representativa de padres puertorriqueños y observar si se valida este patrón.


Bibliografía

Álvarez Reyes, Coral. Inteligencia emocional en una muestra de estudiantes educados en el hogar (“homeschooling”) comparados con estudiantes de educación tradicional. Kalós (UPR-Cayey). 2006, 1(1), 45-55. Impreso

Freed, G.L., Clark, S.J., Butchart, A.T., Singer, D.C., & Davis, M.M. Parental Vaccine Safety Concerns in 2009. Pediatrics. 2010, 125(4), 654-659. Digital http://pediatrics.aappublications.org/content/pediatrics/early/2010/03/01/peds.2009-1962.full.pdf

Gust, D.A., Strine, T.W., Maurice, E., Smith, P., Yusuf, H., Wilkinson, M., Battaglia, M. & Schwartz, B. Underimmunization among Children: Effects of Vaccine Safety Concerns on Immunization Status. Pediatrics. 2004, 114(1), 16-22. Digital http://pediatrics.aappublications.org/content/
pediatrics/114/1/e16.full.pdf

Jain, A., Marshall, J., Buikema, A., Bancroft, Kelly, J.P., Newschaffer, J.C. Autism Occurrence by MMR Vaccine Status Among US Children With Older Siblings With and Without Autism. The Journal of the American Medical Association (JAMA). 2015, 313(15), 1534-140. Digital http://jama.
jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2275444

Leask, J., Booy, R., & McIntyre, P. B. MMR, Wakefield and The Lancet: What Can We Learn? Medical Journal of Australia (MJA). 2010, 193(1), 5-7. Digital http://www.hnehealth.nsw.gov.au/hneph/Immunisation/Documents/
MMR-Wakefield-and-The-Lancet-what-can-we-learn.pdf

MacDonald, N.E., & Finlay, J.C. (2013). Working With Vaccine-Hesitant Parents. Pediatric Child Health. 2013, 18(5), 1-4. Digital http://www.cps.ca/
documents/position/working-with-vaccine-hesitant-parents

Murphy, K. Chapter 1-Basic Concepts in Immunology. Janeway's Immunobiology. 8th Edition. New York: Garland Science. 2012. Print

Plotkin, S.A., Orestein, W.A., & Offit, P.A. Vaccines. 6th Edition. Philadelphia: Elsevier Saunders. 2013, 1464-1465. Print

Smith, P.J., Humiston, S.G., Marcuse, E.K., Zhao, Z., Dorell, C.G., Howes, C., & Hibbs, B. Parental Delay or Refusal of Vaccine Doses, Childhood Vaccination Coverage at 24 Months of Age and Health Belief Model. Public Health Reports.2011, 126(Supplement #2), 135-146. http://www.ncbi.
nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3113438/pdf/phr126s20135.pdf

Thorpe, E.L., Zimmerman, R.K., Steinhart J.D., Lewis K.N. & Michaels M.G. Homeschooling Parents’ Practices and Beliefs about Childhood Immunizations. Vaccine, 2012, 30,1149-1153. http://www.science
direct.com/science/article/pii/S0264410X11019426; http://www.ncbi.nlm.
nih.gov/pubmed/22178729

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony, A., Linell, J., Casson, D. M., Malik, M., Berelowitz, M., Dhillon, A.P., Walker-Smith, J.A. Ileal-Lymphoid-Nodular Hyperplasia, Non-Specific Colitis, and Pervasive Developmental Disorder in Children. The Lancet. 1998, 351(9103), 637-641. http://www.thelancet.com/
journals/lancet/article/PIIS0140-6736(97)11096-0/abstract; http://www.the
lancet.com/pdfs/journals/lancet/PIIS0140-6736(97)11096-0.pdf

Wolfe, R. M., Sharp, L. K., & Lipsky, M. S. (2002). Content and Design Attributes of Antivaccination Web Sites. The Journal of American Medical Association, 2002, 287 (24), 3245-3248. http://jama.jamanetwork.com/
article.aspx?articleid=195044


Documentos:

Center for Disease Control and Prevention. 2015 Recommended Immunizations for Children from Birth through 6 Years Old. Atlanta: Center for Disease Control and Prevention. 2015. Digital http://www.cdc.gov/vaccines/
parents/downloads/parent-ver-sch-0-6yrs.pdf

Departamento de Salud de Puerto Rico. Exención a vacunar por razones médicas o religiosas. Certificación Médica / Declaración Jurada. Ley Núm. 25 del 25 de septiembre de 1983. San Juan: Departamento de Salud, Estado Libre Asociado de Puerto Rico. (s/f). Digital http://www.salud.gov.pr/Dept-de-Salud/Pages/Unidades-Operacionales/Secretaria-Auxiliar-de-Salud-Familiar-y-Servicios-Integrados/Division-de-Inmunizacion-Vacunacion.aspx; http://www.salud.gov.pr/Dept-de-Salud/Documents/Division%20de%20Inmunizacion/Exencion%20a%20Vacunar%20por%20Razones%20Medicas%20o%20Religiosas.pdf

Zipprich, J.; Winter, K.; Hacker, J.; Xia, D.; Watt, J. & Harriman, K. Measles Outbreak California, December 2014-February2015. Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR). 2015, 64(6), 153-154. http://www.cdc.
gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6406a5.htm


Noticias:

Acevedo, E. Preocupan las cifras de homeschooling en Puerto Rico. Noticel. 26 de abril de 2012. http://www.noticel.com/noticia/121947/preocupa-falta-de-estadisticas-sobre-el-homeschooling.html


Notas


1 Quiero extender mi agradecimiento, el apoyo, mentoría y tiempo que la Dra. Michelle Borrero (Departamento de Biología en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras) dedicó a mi desarrollo en la investigación.

Posted on February 7, 2016 .